Wednesday, June 27, 2012

(TV) The Killing



Hace dos semanas, en mi segunda semana de regreso a Atlanta, todavía no tenía una rutina de escritura establecida por el verano y estaba un poco desorganizada: dormía de más, me aburría un tanto en la casa, y el día se me iba y al final no había hecho prácticamente nada. Esto me tenía un poco desequilibrada por dentro: la sensación de perder tus días en la nada, tal vez algo muy normal en cuanto a las vacaciones de una estudiante pero ya a mis 26 años, esto se sentía una sinverguenzura sin precedentes. 

 Mi mamá me llamó un día de esos y me contó que en un desvelo de los de ella había pasado siete horas corridas viendo una serie que le habían recomendado: The Killing. Que tenía dos días pegadas al televisor, super entretenida viendo las dos temporadas que iban de la serie. Aproveché y conseguí rápidamente las dos temporadas y así le di un vuelco a mi semana, aunque seguía sin hacer mucho productivo, ocupé mi mente en esa serie que me atrapó en su suspenso capítulo tras capítulo. 

La serie entera se trata de un solo caso de asesinato de una joven de 17 años que tenía todo un futuro por delante. Al ver The Killing, seguimos de cerca la vida de la detective policíaca Sarah Linden, una mujer perspicaz y astuta que intentará resolver el misterio detrás del asesinato de Rosie Larson, así le cueste su vida. En la investigación se envuelve una maraña de sospechosos de una gran variedad de perfiles y situaciones que uno nunca pensó posibles. 

 No digo más para no dañárselas pero realmente la recomiendo muchísimo! Pasé como tres días pegada al televisor completamente absorbida y esto, irónicamente, me sacudió y me despertó las ganas de aprovechar todos mis días del verano. Al terminar la serie puedo decir que no he desperdiciado un solo día de mis vacaciones! He escrito y leído todos los días así que fue como una rehabilitación muy necesitada en mi caso.

Decisions in Writing



When I write I feel like I have so many choices to make. First of all, do I want to write about my life or do I want to make things up? Second of all, do I want to write for my blog, or for any of my professional writing projects? Do I want to write something I could use for any of my classes or not? Do I want to write in Spanish or in English? Home or at a coffee shop? It's decisions, decisions, decisions! And I have to say... I suck at making decisions. I'm horrible at deciding because sometimes I really can't make up my mind. 

A few years ago I stumbled upon a writing software called WRITE OR DIE that has a free web application. How it works: you set up a writing goal in terms of word count and time to pursue this word count. Whenever you stop typing for more than ten to fifteen seconds the computer screen starts turning bright red and once it's all read a horrible sound starts screaming out of the speakers, letting you know, by all means, get back to writing or you're dead! I've found it to be highly effective for me. I don't have time to think about any of the decisions I have to make. I just have to start writing and that is it!!! Highly effective I have to say. The only thing is that I usually end up "free writing" which isn't ideal when you're trying to write a novel you can publish at some point. But I'm thinking it's a great writing exercise. If I do it well I will write 3,000 words in the morning and 3,000 words in the afternoon. I can divide between several blog posts, in different languages and then part of my novel if I can master this, it would be ideal. I'm trying to get the most out of this summer vacation = )

Monday, June 25, 2012

(Lecturas) Liubliana


En mi corta visita a Caracas me obsequiaron la última novela de Eduardo Sánchez Rugeles: Liubliana. ¡E X C E L E N T E! Al llegar a Atlanta me sumergí en la narración de este joven escritor que ha publicado ya tres novelas luego de su ópera prima: Blue Label /Etiqueta Azul en el 2010. Debo decir que este libro me gustó de principio a fin. Quedé atrapada en la vida de Gabriel Guerrero, un muchacho de Santa Mónica que desde el comienzo de el libro se declara como perdedor. La novela salta tiempos en oraciones dentro de un mismo párrafo pero de una manera tan brillante que en vez de ser confuso, impresiona y engancha como pocas cosas que he leído antes. Aunque la mitad de los acontecimientos ocurren en el extranjero, esta novela resalta el venezolanismo puro en su máxima expresión. La historia le ganó el primer lugar en la categoría novela del Certamen Internacional de Literatura Letras del Bicentenario, Sor Juana Ines de La Cruz en México el año pasado.  El libro viene con un soundtrack que sin querer se me quedó en Caracas, así que no les puedo contar que tal la música. Si quieren leer un extracto de la novela, hagan click aquí.

Crónicas desde Lake Lanier






La mañana después de mi cumpleaños mi novio me despertó a las 10:30 de la mañana emocionado como un niñito con juguete nuevo. ¡Gorda! ¡Despiértate! ¡Tengo una idea buenísima! Vamos para Lake Lanier a pasar el día allá y después vamos a casa de tu papá que queda cerca de ahí! Yo, cansada de la rumba la noche anterior y de todo el fin de semana no tenía muchas ganas, pero al verlo tan emocionado pensé que tal vez sería una buena idea después de todo. Rápidamente me puse el traje baño, me lave la cara, me arregle rapidito y nos fuimos. A veces las cosas menos planeadas son las más divertidas. Llegamos al sitio y me llamó la atención la cantidad de yates y cigarretas que habían por todo el lago. El lago casi parecía el mar de lo amplío que es (y eso que es artificial).

 Después de entrar por una caseta de vigilancia, pagar los 10$ de fee de entrada (que incluye el estacionamiento) nos aventuramos a recorrer en carro la propiedad hasta que seguimos los carteles de la playa. Una vez que llegamos al sitio de estacionamiento de la playa, nos recibieron mil carteles que advertían que a partir de ese punto no se podía bajar cavas, bebidas o comida. Hmmmmm, qué conveniente para ellos, pensé hacia mis adentros. Dejamos nuestra cava con agua y refrescos adentro del carro y nos fuimos a ver qué tal. Después de un largo camino peatonal donde bajas cientos de escalones en medio de un bosque, atraviesas un puente y sigues por el camino se explaya todo un desarrollo turístico con toboganes de agua, restaurantes casuales y una playa grande con un inmenso arenal donde habían canchas de volleyball y unas 60 personas tomando el sol. Cientos de lanchas, yates, dinguies etc estaban estacionados en toda la orilla del lago, la gente flotando en el agua sobre flotadores de todos los colores y tamaños. 

La verdad es que mi experiencia yendo a playas de lago era bastante limitada pero estar ahí sólo hizo que extrañara más a mi país y sus bellas playas! No me quejo pues es verdad, tengo playa cerca de donde vivo pero cuando creces bañándote en el Mar Caribe, la verdad es que ver una playa de lago te saca las lágrimas de donde no las tienes! Nos sentamos en una mesa de madera que estaba ubicada al lado del stand de cervezas y teníamos la arena y el lago ahí mismo a unos 30 metros de distancia. El calor ardía, el protector solar para ese entonces era un patuque en nuestros cuerpos completamente mojados del sudor. Qué barbaro! 100º F! Que se sentían, según el weather chanel, como 106º. Eso era lo más cercano al infierno en cuanto al calor que hacía. A nuestra izquierda una de las niñas que estaba jugando volleyball en frente nuestro se había desmayado en la mesa de al lado de la deshidratación. Nosotros nos terminamos la cerveza que teníamos en nuestras manos antes que se convirtiera en sopa y seguimos tomando agua, agua hasta que decidimos que ya era hora para meternos al lago. 

Caminamos por un muelle de madera, con las plantas de los pies quemándose sobre la madera, corrimos y corrimos hasta que el calor en las plantas nos obligó a saltar con todo el impulso sobre el lago. Hmmmmm! Un agua fría y refrescante nos recibió, sobre una arena suave que abrazaba los pies después de que nadamos un rato a una zona menos onda. Nos refrescamos un buen rato con la tranquilidad de que estamos en el primer mundo, y aun dejando los bolsos con celulares, cartera y toallas, nada les iba a pasar. Después de un buen rato volvimos  a nuestro spot. El calor nos secó en cuestión de 15 minutos, y en ese mismo momento decidimos que ya era momento de irnos. ¡Que con ese calor no se podía! De casualidad no nos desamayamos subiendo todo el camino hacia el carro (todavía me duelen las piernas, y eso que he estado haciendo ejercicio todos los días). 

Finalmente llegamos al carro muertos del cansancio, del calor y medio deshidratados a pesar de todo el agua que habíamos tomado. Nos bañaamos en hielos (de los que teníamos en la cava) y con dos hielos en la boca nos fuimos rapidito a la bomba de gasolina más cercana a comprar grandes cantidades de Gatorade. No les puedo ni contar el cansancio que teníamos. Me sentía como que iba a caer en cualquier momento. Pasamos por casa de los papás de mi novio un rato, y aunque tenía todas las intenciones de ver el partido de Italia - Inglaterra (y pillarme a mi mejor amiga en la audiencia) los ojos se me cerraban solos cada quince minutos. Finalmente me excusé, dormí una siesta laaaarga, cuando desperté me enteré que había ganado Itala en pénalti y que nos íbamos a la casa. Nos terminamos acostando a las 7 de la noche- dormimos 12 horas esa noche, y eso que solo pasamos dos o tres horas máximo en la playa, ¡qué locura!

Labels

Acing the GRE (2) adicción (1) amigas especiales (1) amistad (1) amor (6) anitadas (7) aprendizajes (10) AWARDS (3) Bandas (1) BLOG DAY (1) Boston (1) BP nominee 2010 (10) Broadway Musicals (1) cabrones (1) canciones (1) canta conmigo (1) Carrie quotes (1) cartas de desamor (2) checklist (1) Cine (20) Cine nacional (1) Conciertos (1) Confessions (1) Contigo pero sin tí (1) cortázar (1) Crónica (14) cronicas viajeras (3) cruceros (1) Cuento (27) cultura (1) cumpleaños (1) curiosidades (5) cursiladas (2) desahogo (1) despecho (6) Diario de un drogadicto (36) Discursos (1) Disney (1) Distancia (1) druken (1) En Drogas (1) En español (1) Ensayo (4) ensayo corto (1) Enterteinment (1) Escrito (2) Escrito Corto (18) Existencialist mood (1) farándula (1) ficción (66) Fiction (4) Film (6) Fotografía (11) frases (1) Halloween (1) heartbroken (1) hidden messages (1) Hollywood (6) idiotas (1) imágenes (1) In English (12) In Memoriam (4) Información (2) initials (1) Invierno (1) John Mayer (1) Lecturas (libros) (7) lenguaje gíglico (1) Let's sing it (2) letras (4) letters (1) literatura (1) lyrics (4) melancolia (1) montejo (1) Movies (3) Music Profiles (7) Musica (5) Música (9) NaNoWriMo (1) natalia (3) No - Ficción (84) no ficción (5) Noticias Nacionales (1) NYC (1) Oldies (1) olvido (3) Opinión (1) People (1) perfil (3) photography (2) pictures (1) playlists (1) Poema (3) poemas (3) Premio (3) qué más puedo decir? (1) Quotes (7) random (1) realidad (1) RECONOCIMIENTO (2) Recuerdos (1) recuerdos cercanos (1) Reflexión (15) Reggae (1) Reportaje (2) Reviews (3) Road to the Oscars 2010 (17) SAY (1) Shows (2) Stanford (1) sueños absurdos (1) Teatro (1) teconología (1) TOP 6 fotografías de la semana (9) trastornos mentales (1) Turismo (1) TV (1) USA (1) Venezuela (2) versos inversos (1) Viajes (2)