Sunday, April 30, 2017

En abril aprendí:

- A tomar acción antes de que fuese demasiado rápido.
- A despertarme a las 5:50 AM para hacer ejercicio.
- A aprovechar el tiempo en la caminadora para aprender algo nuevo todos los días o consumir algún contenido buena vibra que me motive e inspire.
- A tomarme así sean cinco minutos todas las mañanas para meditar.
- A vivir en el presente.
- A volver a retomar mi bello y apreciado blog!
- A no cerrarme a nuevas oportunidades.
- A entender que Dios sabe lo que hace y aceptar que aunque querramos, no tenemos 100% control de nuestras vidas.
- A escuchar un podcast del New York Times todos los días que me enseña de historia, política y noticias siempre que lo escucho.
- De una situación negativa, pueden surgir 1,000 positivas.
- 2017 doesn't have to suck. Could be the year of the big awakening, (haha, ya sé, ahora sueno demasiado New Age-y)
- A cocinar de nuevo! yes m'am, desayuno, almuerzo y cena!
- A planificarme
- A desconectarme
- A leer más
- A escribir más
- A entrar en contacto conmigo misma.
- A escuchar mis pensamientos.
- A disfrutar las pequeñitas cosas de la vida.

Wednesday, April 12, 2017

Sobre el tiempo, la tecnología y vivir en el presente

Hoy mi novio me sorprendió con su más reciente adquisición de Amazon Prime: Echo. ((Aunque yo prefiero nombrarla Alexa, ya que así se llama el robot dentro del aparato)).

-Mi amor es genial. Te pide Ubers, te reproduce música, te pone timers, alarmas, te agrega cosas a la lista de mercado, te hace To-Do Lists, te agenda reuniones, te dice la temperatura. ¡Alexa sirve para cualquier cosa!
- ¿Me lava y seca la ropa?
- No
- ¿Me hace limpieza profunda del baño?
- No
- ¿Me cocina?
- No. Pero te puede buscar y dictar recetas. La que tu quieras.

Yo trabajo como estratega de mercadeo digital, es decir, estoy todo el día analizando y trabajando en redes sociales y otras plataformas digitales. No soy ajena a los avances tecnológicos, pero vamos, ya esto me parece un poco exagerado. Toda la información que uno desee y básicamente el 80% de las cosas que uno hace con Alexa, ya las puedes hacer con el celular y en pocos segundos (lo cual ya es freaky de por sí, ¿no?). Que ahora un robot te haga estas tareas que parecen tan sencillas y comunes (como reproducir música, agendar una reunión, o ver el clima), me asusta un poco, ya que en cualquier momento siento que los humanos seremos completamente prescindibles. Asimismo, también me aterra el tema de carros que se automanejan, los drones volando sobre nuestras cabezas sin previo aviso,  y que en dos segundos un completo extraño pueda saber cualquier cantidad de información sobre mí.

Así también, debo admitir que hay noches que en medio del insomnio me acosa la sola idea de encontrarme en un lugar por un período indefinido de tiempo en el que mi celular no tenga batería o WiFi infinito. La sensación es dificil de explicar. Por un lado siento que la dependencia es tan fuerte que sencillamente no pudiera vivir sin él, y al mismo las ganas que tengo de poder vivir sin él no caben en mí. ¿Cómo concilio ésto? ¿Qué pasos tengo que dar para liberar la dependencia a la hiperconectividad?

En nuestro mundo de hoy, los días parecieran transcurrrir demasiado rápido. O al menos ese ser el caso en mi vida. Estamos bombardeados de contenido y la hiperconectividad entre muchas cosas ha afectado nuestra productividad de lograr tareas, cualquiera que fuesen: personales o profesionales, esto no ayuda con el manejo del estrés. Cuando logro enfocarme en algo, al segundo suena el WhatsaApp en el celular / computadora y es casi imposible ignorarlo. A veces es mi mamá, a veces son distintos clientes pidiendo información inmediata, a veces es mi jefe, a veces son mis amigas. En cualquier caso, si me escriben por ahí, es porque quieren y demandan una respuesta inmediata y no darla parece hasta mala educación. De allí, es casi imposible no brincar a las redes a ver qué contenido nuevo hay. El FOMO (fear of missing out) es muy grande y al final, como muchas veces se trata de Stories que es contenido que desaparece luego de 24 horas, hay que estar revisándolo constantemente para no perderse de nada. A eso súmale que ya no es solo Snapchat, es Instagram Stories, Facebook Stories, Whatsapp stories y todos los días parecieran ser más las redes que ofrecen esta plataforma y ni gafos que fuesen: quieren y demandan que estemos todo el tiempo conectados a ellos. Al final del día interrumpí mi foco y para conseguirlo de nuevo pueden pasar horas.  No en vano con los años he adoptado la costumbre de dejar los trabajos importantes que requieren de mucho foco para las 5AM. Una combinación de zombie con RedBull y una hora en la que más nadie pareciera estar conectado es lo que me ayuda a completar dichas tareas.

Transcurren tan rápido los días que a menudo me veo multitasking o viviendo mi vida en piloto automático. Haciendo las cosas sin procesarlas primero y sin digerirlas después. Siento que muchas veces es producto de esta hiperconectividad con la tecnología. Constantemente me pasa cuando manejo y voy a algún sitio rutinario. Llego y a veces por unos segundos me viene la idea de que no sé ni cómo llegué al lugar donde estoy porque en todo ese tiempo no procesé absolutamente nada y en el instante que estoy pensando ésto, no tengo un sólo recuerdo de alguna imagen en el camino. Actué como un robot. Y sí, seguro iba alerta, porque ese piloto automático seguramente ya viene con esa característica incorporada, pero a lo que voy es que así se nos va la vida. Así transcurren los días y así me veo que tengo ya casi 31 años y que recuerdo los 25 como si sólo hubiesen pasado 3 días entre un año y el otro. Esto también me aterra. ¿Cómo volvernos más conscientes del tiempo? ¿Cómo aprovecharlo de una forma que nos llene y nos de más significado a la vida?

Son preguntas que ahora me hago y creo que haciéndomelas quizá estoy dando el primer paso para vivir una vida más satisfactoria. Una vida en la que, cuando me den las 11 de la noche y me pregunto en cama ya lista para dormir: ¿qué logré hoy? pueda tener una idea clara de lo que hice y sobre todo por qué lo hice y hacia dónde me llevarán esas acciones pero más que nada una vida en la que no me acose la idea de que soy absolutamente dependiente de la tecnología.


PD: Y mientras escribo toda esta reflexión súper profunda (ja), Martín está en la cocina haciendo arepas e intentando entablar una conversa con Alexa. Literalmente acabo de escucharlo preguntarle: "Alexa, do you like Arepas?"- .

Tuesday, April 4, 2017

Wake Up Call


El domingo pasado estaba revisando mi celular, cosa que hago aparentemente más de 100 veces al día, y veo que tengo dos notificaciones en mi app de 
Withings, el peso digital que usamos Martín y yo. Decía que habían "2 unkown measurements" (pesos desconocidos), y cuando me meto a ver, ambos "unkown measurements" eran exactamente el peso que yo tenía cuando estaba lo más gorda que he estado en mi vida, hace como año y medio. Según el app, alguien se montó sobre nuestro peso ese domingo a las 7:56 AM mientras Martín y yo estábamos en el octavo sueño. 

Ok. FUCKING CREEPY. Ese peso lo usamos sólo Martín y yo. En este momento peso como 18 libras menos y Martín pues muchas más que 145 obviamente. Aunque actualmente estoy 18 libras por debajo del peor peso de mi vida, estoy 8 por arriba de lo que había logrado hace unos meses. Así que naturalmente, estoy paranóica y preocupada con el tema del peso. Estamos solo él y yo en la casa. ¿Qué fantasma se montó en mi peso a las 7AM mientras estábamos en el 8vo sueño?

Y ahí es cuando me viene la idea de que esa fue la Ana gorda del pasado, que vino a dejar huella en el presente y a recordarme que por nada del mundo puedo volver a llegar a eso. Esta idea, sumado con lo que me dijo mi super astróloga hace dos semanas de que veía Jupiter en yo-no-sé-que-casa y que eso suele significar expansión del cuerpo como un planeta, dije: ¡PINGA! Amanecí el lunes en el gym a las 7:30AM y hoy a las 6:45.

Thank you Ana gorda del pasado, and thank you Universe for having my back always!

Friday, March 31, 2017

En marzo aprendí:

- A sacrificar algo en la cuaresma and really stick to it!
- A ir a misa todos los domingos.
- A tripearme un festival renacentista.
- Nueva York a mis 30, no tiene nada que ver con la Nueva York de mis 21, pero sigue siendo una ciudad espectacular.
- A rodearme de gente positiva.
- A leer cosas que me motiven y me inspiren.
- Si antes lo dudaba, ahora tengo la seguridad de que vivimos en la ciudad en la que queremos vivir.
- La incertidumbre a veces es lo más difícil de manejar y dispara cualquier cantidad de emociones secundarias super chimbas :(.
- Shonda Rhimes es genial. Wait! Ya esto lo sabía. ;) Pero lo había olvidado.
- Que si sigo comiendo tanto en la calle voy a terminar como una bola y más broke de lo que ya estoy.
- Trabajar desde la casa isn't really all that it's cut out to be.
Que quiero clima de playa, ya, ¡coño! No más viento. No más lluvia. No más temperaturas bipolares.
- Tengo meses sin ver tele y no lo extraño.
- Cada día que pasa amo más Youtube.
- Quiero ser flaquita otra vez.
- Que agradezco estar más cerca de Dios.
- Que el país duele, y mucho.
- Al mal tiempo, buena cara.

Monday, January 2, 2017

Recuerdo de mis noches perfectas

El tiempo se nos va escurriendo rápidamente entre las manos, cual si fuese arena, y lo que me queda es una sensación nostálgica de que probablemente no estamos disfrutando nuestras vidas como deberíamos (tomando en cuanta lo rápido que pasa el tiempo).

Cuando veo hacia atrás en la última década de mi vida y trato de pensar cuál fue el momento que más disfruté, o en qué etapa he estado más feliz, más completa, más satisfecha, debo reconocer que me cuesta un mundo identificarlo. Algunos años fueron más importantes en algunos sentidos y otros años pues fueron relevantes en otros aspectos.

Pero si trato de identificar el momento en el que sola me sentí más completa y más feliz creo que fue en el año 2010. En ese entonces estaba haciendo una pasantía como correctora de libros de políticas públicas en la Corporación Andina de Fomento, y estudiaba el último año de mi carrera de pre-grado, Comunicación Social, en la UCAB.

Eran días intensos pero gratificantes a todo nivel, el trabajo me encantaba, las clases eran por fin ya de la mención que había elegido y pasamos de lo teórico a lo práctico. Llegaba a casa alrededor de las 9 de la noche y siempre tenía energías para escribir. Tenía un espacio arriba en el ático de mi casa donde podía aislarme poner alguna música que me inspirara y escribía a veces hasta dos o tres entradas en mi blog. Nueve de diez días era Radiohead. Tuve una productividad increíble. Brevemente me enamoré desbocadamente de un lector enamorado (jajaja), me montó los cachos, me rompió el corazón (cosa que me inspiró aún más a escribir en mi blog) y la verdad es que el recuerdo que tengo es sencillamente hermoso. Leo lo que escribía en esos meses y creo que es de lo que mejor he escrito. Y siempre me dan ganas de regresar a ese momento, ¿pero cómo hacerlo? Si hubiese sabido allí todo lo que sé ahora, ¿cuánto más habría cambiado la experiencia? ¿La hubiese disfrutado más o menos? Quizá es esa inocencia y falta de experiencia lo que hacía que lo disfrutara tanto.

Con los años vienen más responsabilidades, más moral, más juicio, cosas que a veces nos privan de ser realmente felices.

Monday, February 29, 2016

En febrero aprendí:



En enero y febrero aprendí:

  1. A tener fuerza de voluntad.
  2. A adoptar nuevas rutinas como por ejemplo: dejar de comer en la calle y en vez, comer comida preparada por UNO. 
  3. A ahorrar. 
  4. A quitarme 10 kilos de encima.
  5. A que no me provoque una "cervecita" con el almuerzo, o un "vinito" con la cena. 
  6. A mirar hacia otro lado cuando las tentaciones tocaban mi puerta.
  7. A jugar con la adrenalina. 
  8. A acostarme a dormir temprano y darle a mi cuerpo las horas de sueño que pide.
  9. El significado de un face primer. 

Y ya, porque poner más cosas sería poner pendejadas que no vienen al caso (como el punto 9). 

Tuesday, January 12, 2016

En el mar la vida es más sabrosa



Hoy fui a tomar unas fotos de un producto en el edificio de una amiga que queda en la bahía de "Bay Harbour". El edificio tiene una piscina idílica al pie del agua -que allí luce color turquesa Cancún- con un muelle muy lindo para quien quiera pescar, saltar al mar a echarse un chapuzón o salir en bote. El día estaba radiante. El viento no se sentía. Y no sé si fue porque tenemos tres meses con un clima horrible (para estándares miameros, míos), pero sentía que estaba en medio de una experiencia sensorial que me pedía a gritos ponerme el traje de baño e ir a la playa a solearme como una teja. Me sentía que estaba de vacaciones (cuando en realidad estaba trabajando). Es increíble pero para mí la playa es sinónimo de relajación, buenas vibras, y felicidad.  Lo disfruto igual que cuando tenía 4 años y mi mamá nos llevaba a pasar todo el verano en Margarita, el lugar que más extraño desde que me mudé a Estados Unidos. Sé que no es verano aún pero se siente que está llegando y no puedo esperar a otra vez cargar la maleta del carro con toda la parafernalia playera y lanzarnos para la playa cada vez que tengamos un chance (aunque se me llene la cara de mil y un pecas y manchas). 



Tuesday, January 5, 2016

Borrón y cuenta nueva




No soy fan de los cliché pero la verdad es que tengo que reconocer que este 2016 me he convertido en uno. Empezó el año y con él empecé la dieta con la determinación de quien necesita quitarse 15 kilos de encima. Sometí mi pelo esponjoso lleno de frizz a una cirugía capilar. Me puse al día con las limpiezas odontológicas que desde hace tiempo necesitaba.  Me mandé a hacer el papanicolao. Me revisaron los ojos.  Inicié un tratamiento para desmancharme la piel. Me organicé y empecé a cocinar. Empecé a ahorrar por primera vez en tres años.  Y la verdad es que sencillamente voy pendiente de ser  f e l i z. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que ocupando mi tiempo en actividades que me dan felicidad y satisfacción?

Quiero volver a tener un hobby, más allá de ver Youtubers y las mejores series en TV. Extraño leer. Extraño escribir. Extraño el reto diario que presume mantener esta página actualizada. Extraño investigar. Leer a otros bloggers. Buscar inspiración en flickr y en mi biblioteca de iTunes. Extraño escuchar esas canciones que me mueven el piso, estoy harta de los benditos hits. Ya me los sé todos y la radio parece, cada vez más, un disco rallado. Llegó el momento de un borrón y cuenta nueva. Creé un nuevo usuario en mi mac donde no existe absolutamente nada relacionado con trabajo. Aquí sólo hay espacio para inspiración y buenas vibras.

Así que heme aquí empezando este nuevo capítulo (another cliché). Deséame éxito. O mejor dicho, como dicen los teatreros, deséame mucha mierda ;). 

Sunday, January 18, 2015

2015, ¡de regreso a la blogósfera!



Heme aquí. Fin de semana largo. Sentada frente a mi computadora. ¡Gran avance!
Y siento unas ganas impetuosas de escribir en este teclado sin parar. Escribir historias, crónicas, pensares, artículos, y de más. Quiero regresar a mis raíces. Back to basics, como dicen. 
¿Lo lograré? Este año preferí no hacer una lista infinita de resoluciones de año nuevo que nunca voy a cumplir sino simplemente escribir tres. Dos de ellas: leer y escribir más. O sencillamente leer y escribir, fuera del horario de trabajo y de temas que no tienen que ver con el trabajo.  ¡Qué emoción!

Confieso que este reto me tiene entusiasmada al infinito. Una nueva motivación para hacer algo diferente, que hace un tiempo era parte de mi ADN pero que lo fui abandonando poco a poco. Pues llegó la hora de resucitarlo. 

Algunos proyectos concretos que tengo pensados para este año en Me & My:

- Road to the Oscars: Reseñas de las 10 películas nominadas.
- Micro cuentos a partir de mi curetaje de fotos en Flickr.
- 1 cuento corto al mes (que son bien largos en comparación a mis micro cuentos).
- Random Thoughts.
- En (insertar mes) aprendí.
- Music Profiles (empezaré con 1989!).
- Reseñas de libros (empezaré con Tiny Beautiful Things).

Si cumplo con estos siete proyectos. ¡mi blog se mantendrá más que actualizado!

Wish me luck.

Saturday, January 17, 2015

Reflexiones 'llenando el tanque'



Cambios, cambios. Estos últimos cuatro años de mi vida han visto pasar muchos cambios. Cambios de hogar, de colchón, de clósets, de peso. Cambios de pasatiempo, de oficio, de novio, de amigas. He estado gorda, flaca, mamita, negrita, pálida, pecosa, no tan pecosa, pelo largo, corto. Me he dedicado a escribir y a no escribir. A dormir y a no dormir. Me he sientido bien, feliz, realizada, deprimida, enamorada, enfrascada, liberada y otra vez, triste. He visto películas que me han hecho reír hasta no parar de llorar.

En 4 años me he mudado 6 veces. ¡SEIS! De más está decir que no quiero volver a ver una caja más.
Pienso las cosas cuatro veces antes de comprarme así sea una franela. Dono y regalo cada vez que me acuerdo. Que no es tan a menudo como debería de serlo. Hasta que tengo que mudarme una vez más y regalo el 80% de mi ropa y aún cuando lleno el clóset nuevo, me parece que he podido regalar más.

Cuando llegué venía acostumbrada de pagar menos de 10 centavos de dólar por un tanque de carro. Acostumbrada, como una reina, a no tener que bajarme del carro para echar gasolina. Aquí me tocó aprender sincrónico, y sobre todo me tocó acostumbrarme a no morirme de la arrechera al ver la pantallita de la bomba anunciar que me acaban de clavar $55 por llenar el tanque. Todas las putas semanas.

Un sentimiento extraño, al cuál nunca me acostumbre: Aquí estoy yo pagando este dineral, que se multiplica por un millones cuando entra al país, y sin embargo se esfuma antes de que llegue a producir algo más que un nuevo rico enchufado en alguna esquina del país. Nunca fue consuelo, cuando estaba cara la gasolina, de que por lo menos el barril de petróleo estaba alto y el país haciendo real.

Ahora pago $18, y no $55. Y es un sentimiento tan extraño, por un segundo me alegro que ya no me está pegando tanto en el bolsillo, por otro segundo me entristezco de saber que mi país está atravezando una debacle económica sin igual. El único consuelo: cada vez serán menos los nuevo ricos y los enchufados y los multimillonarios que arruinan el país. O por lo menos esa es la pequeña esperanza.

Friday, August 15, 2014

Aprendizajes recientes


- A trabajar duro y disfrutar de sus recompenzas.
- Que los vision boards funcionan mejor que nada en este mundo.
- Que aun siendo lo independiente que soy, la soledad pega. Y fuerte.
- A empezar a disfrutar al máximo de mi vida en Miami ahora que sé que no tengo los días contados en EE.UU.
- No hay peor peste que un vendedor de carros.
- Que Powerpoint debería desaparecer del mapa de una vez por todas. Igual que las PC y Office.
- Los cafecitos de cápsula Nesspreso son muy chic, pero al final del día, nada como un marroncito de panadería caraqueña.
- Pandora, iTunes Radio, Spotify, muy chéveres y todo, pero el ritual de investigar música nueva, comprarla/bajarla, 'curarla' y estar al día con la música fue remplazado por estas nuevas radios, y aunque son muy prácticas, me he desconectado de la música. Ya no me siento melómana. Y sí que lo fui en algún momento.
- Nadie es imprescindible en la vida. Aprendizaje cíclico.
- Moving sucks.
- Nunca pagar por una caja cuando las regalan en cada esquina, si abres los ojos, las encontrarás más rápido que volando.
- Cuando menos te lo esperas, llega esa persona que sin saberlo tanto estabas esperando.
- Enamorada como nunca de mis sobrinitas.
- Por siempre quiero vivir cerca de la playa. (O del mar en su defecto).







Tuesday, June 17, 2014

Mi felicidad vale un millón de pecas




El sol me hace infinitamente feliz.
El sol me escoñ02948ta la cara. 
Los protectores solares me queman la cara.
Mi felicidad es más importante que mi cara manchada, o quemada, o llena de pecas. 

Conclusión: fuck it. 

Tuesday, May 13, 2014

Welcome to Wynwood, Baby

Miami ha significado muchas cosas para mí este último año pero creo que las puedo resumir en tres palabras: trabajo, independencia y soledad.

Aunque cualquier rutina se vuelve tediosa después de un tiempo, debo confesar que mi trabajo me encanta pues me divierte y me proporciona nuevos retos a diario. Las redes sociales cambian cada segundo y por eso tengo que mantenerme al día con lo que ocurre en el mundo 2.0 y cuáles son las mejores prácticas para crear experiencias que valgan la pena compartir y difundir por las redes. Quizá parezca una tarea fácil, pero les aseguro que no lo es. El internet en los últimos años (ahora más que nunca) se ha convertido en una guerra de contenidos. Todos los clientes quieren lograr un "viral", todas las marcas quieren predominar los newsfeeds de la gente y cada vez se vuelve más y más difícil lograrlo. Tareas que antes podían ser sencillas, como por ejemplo, escribir un "post", ahora son complejas pues ese post tiene que tener una razón de ser, tiene que estar escrito de una forma creativa, debe sorprender a los usuarios lo suficiente como para que los fans quieran compartirlo e interactuar con él.

Tengo ya casi un año dedicada a esto y todos los días aprendo algo nuevo. Lo mejor es saber que eso va seguir siendo así. Muchas de mis horas en el trabajo se van mientras escribo contenidos. Quizá por eso cuando llego a mi casa ya no me provoca escribir y por ende tengo este sitio tan abandonado. Pero la verdad sea dicha extraño demasiado escribir aquí. Ojalá la nostalgia del recuerdo sea incentivo suficiente para hacerme regresar y lograr una constancia. Pero ya aprendí. Ya se que no se pueden hacer promesas. En el momento en el que se convierte una obligación, escribir en este sitio pierde todo su encanto.

Trabajo en una de las áreas que más me da "nota" (a lo venezolano pues!) de Miami. Se llama Wynwood y es el distrito de arte de la ciudad. Hay numerosas galerias de arte, talleres de artistas, agencias de publicidad, estudios de diseño, de arquitectos, bares "underground", cafés diferentes (a por ejemplo; Starbucks), buenos restaurantes y las fachadas de absolutamente todos los locales están cubiertas de arte urbano.

Foto by Ethra, Flickr.


Por otro lado, llego todos los días a mi apto en la noche y me siento feliz, feliz de entrar a mi casa que yo mantengo y que no tengo que compartir con nadie. Veo televisión, o leo un rato y luego me acuesto a dormir. Así han pasado ya 11 meses. El tiempo vuela y sin darme cuenta me ha pegado la soledad de quien es todavía "nuevo" en un sitio y todavía no conoce mucha gente. Me hacen falta mis amigas de Atlanta como no tienen ni idea...

Tuesday, August 20, 2013

Miami, 20 de agosto, 2013

Por primera vez en mucho tiempo, dejé pasar el cumpleaños de este blog sin siquiera escribir un post al respecto. Fue el 7 de julio, y cumplió 6 años desde su creación en el 2007. 

Aunque ha pasado mucho tiempo, todos los días al medio día siento la piquiña de que tengo que ponerme al día, tengo que leer más blogs, tengo que leer más literatura en nuestro idioma, y que definitivamente tengo que escribir más aquí. 

Lo que pasa es que luego llego a mi casa del trabajo y después de pasar dos horas entre cocinarme la cena y el almuerzo del día siguiente, comer, recoger y limpiar, se me hacen las 10 de la noche y la sola idea de sentarme frente a la computadora me produce una especie de parálisis cerebral. Entro en un estado de negación total. Ya para entonces lo que quiero es echarme en el sofá como un vegetal a ver televisión. Y lo hago, sin enrollarme en lo absoluto. Y lo disfruto mucho también.

A veces también me preparo un baño delicioso llenando la tina de agua caliente (semi-hirviendo porque yo soy un poco sádica y masoquista), sales aromáticas y burbujas de vainilla, además de las velitas, el playlist relax y toda la parafernalia. Eso también lo disfruto. Salgo de mi bubble bath sintiéndome completamente renovada y me acuesto en la cama pensando: no sé qué sería de mi vida sin estos baños. 

Minutos antes de dormir, me regresa la piquiña por unos segundos y viene la etapa del autoengaño. Me digo, bueno bueno, deja el show, estás escribiendo todos los días en el trabajo, lo que escribes te hace 100% auto-suficiente, y lo leen casi cien mil personas, aunque nadie sepa que seas tú la que está detrás de esas palabras. Y si les soy sincera, es la verdad, y es algo que me encanta hacer. No imagino otro trabajo que disfrute tanto como el mío.

Ya después de dos meses adaptándome a mi nueva vida aquí en Miami y todo lo que eso implica (trabajo, vida familiar/social, cocinar, limpiar, buscar tiempo para ir a la playa, etc), creo que encontré la solución. En vez de dejar el blog para la noche, lo voy a hacer a primera hora en la mañana. Por ejemplo, esto mismo que están leyendo lo empecé a las 7:45am. Así llego al trabajo ya contenta conmigo misma e inspirada para escribir, ya no para mi blog, sino para las cuentas que llevo en las redes sociales. 


((Vamos a ver si en realidad resulta, porque nunca fui una persona mañanera)). 

Labels

Acing the GRE (2) adicción (1) amigas especiales (1) amistad (1) amor (6) anitadas (7) aprendizajes (10) AWARDS (3) Bandas (1) BLOG DAY (1) Boston (1) BP nominee 2010 (10) Broadway Musicals (1) cabrones (1) canciones (1) canta conmigo (1) Carrie quotes (1) cartas de desamor (2) checklist (1) Cine (20) Cine nacional (1) Conciertos (1) Confessions (1) Contigo pero sin tí (1) cortázar (1) Crónica (14) cronicas viajeras (3) cruceros (1) Cuento (27) cultura (1) cumpleaños (1) curiosidades (5) cursiladas (2) desahogo (1) despecho (6) Diario de un drogadicto (36) Discursos (1) Disney (1) Distancia (1) druken (1) En Drogas (1) En español (1) Ensayo (4) ensayo corto (1) Enterteinment (1) Escrito (2) Escrito Corto (18) Existencialist mood (1) farándula (1) ficción (66) Fiction (4) Film (6) Fotografía (11) frases (1) Halloween (1) heartbroken (1) hidden messages (1) Hollywood (6) idiotas (1) imágenes (1) In English (12) In Memoriam (4) Información (2) initials (1) Invierno (1) John Mayer (1) Lecturas (libros) (7) lenguaje gíglico (1) Let's sing it (2) letras (4) letters (1) literatura (1) lyrics (4) melancolia (1) montejo (1) Movies (3) Music Profiles (7) Musica (5) Música (9) NaNoWriMo (1) natalia (3) No - Ficción (84) no ficción (5) Noticias Nacionales (1) NYC (1) Oldies (1) olvido (3) Opinión (1) People (1) perfil (3) photography (2) pictures (1) playlists (1) Poema (3) poemas (3) Premio (3) qué más puedo decir? (1) Quotes (7) random (1) realidad (1) RECONOCIMIENTO (2) Recuerdos (1) recuerdos cercanos (1) Reflexión (15) Reggae (1) Reportaje (2) Reviews (3) Road to the Oscars 2010 (17) SAY (1) Shows (2) Stanford (1) sueños absurdos (1) Teatro (1) teconología (1) TOP 6 fotografías de la semana (9) trastornos mentales (1) Turismo (1) TV (1) USA (1) Venezuela (2) versos inversos (1) Viajes (2)