Sunday, June 18, 2017

todo pasa por algo


"You can't connect the dots looking forward; you can only connect them looking backwards. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something – your gut, destiny, life, karma, whatever." Steve Jobs


Mayo fue un mes de extremos en todo sentido. Cuando comenzó el mes estaba en Aruba, donde me sentí completamente feliz y cambiada. Estaba relajada, tranquila, super optimista, super entretenida con mis amigas, leyendo cosas muy positivas, meditando, haciendo ejercicio, la verdad, una semana paradisíaca como se los comenté en uno de las entradas anteriores.

Sin embargo, y aunque seguía haciendo todos mis ejercicios de meditación/ visualización, y en general seguía sintiéndome muy contenta, a los cuatro días de haber regresado, recibí una noticia muy muy amarga que me dejó durante todo el fin de semana completamente desecha, desorientada, llena de angustia, de incertidumbre, y sobre todo, muy triste y desesperanzada. Pero me obligué a seguir haciendo todas esas cositas que me estaban ayudando en mi día a día (por muy ridículas que les parezcan): ver el amanecer, meditar, escribir, leer, hacer ejercicio, etc. Cosas que en cierta forma se estaban comenzando a convertir en una rutina mañanera que casi dictaba mi estado anímico para el resto del día.

Después de mucho pensar y tratar de darle una explicación lógica a por qué esto estaba sucediendo (la mala noticia) y qué impacto podría tener en mi vida inmediata,  decidí agarrar mínimo y tomarme toda la situación con “calma”. Asumí ciertos riesgos grandes que me llevaron a un lugar de paz interior.  A pesar de que la incertidumbre (ese limbo del que les hablé anteriormente) continuaba en mi vida, me empecé a enfocar en el presente, en sentirme bien conmigo misma, pero sobre todo en no pensar en el futuro, que me he dado cuenta es siempre lo que nos genera esa angustia terrible. Y en creer, y estar “convencida” de que las cosas se iban a dar.

Me doy cuenta ahora que Dios es muy sabio y que la vida te prepara para estos momentos difíciles. Si yo no hubiese pasado por toda la “transformación” que viví las dos o tres semanas previas a esta noticia, esta noticia me hubiese caído mucho peor y no hubiese tenido las herramientas necesarias para no rendirme, y echarle pichón.

Hoy me doy cuenta que pasó lo que tenía que pasar y que siempre tenemos que tener mucha fé de que aún cuando pareciera que algo terrible nos está pasando, está ocurriendo por una razón que aunque en el momento no sepamos cuál es, ni podamos conseguirle alguna lógica, luego en el futuro va a tener todo el sentido del mundo y fue para lo mejor. Como bien lo dijo Steve Jobs, "you can only connect the dots looking backwards". Hoy les puedo decir que ya nuestra vida no está en limbo y que hace un par de días recibimos noticias MUY MUY buenas: lo que tanto estábamos pidiendo, se dio y hoy más que nunca estoy agradecida con la vida.

Thursday, June 15, 2017

(Cine-Crítica) Wonder Woman


Yo nunca he sido fan de las películas de no-ficción. Sencillamente no es mi género de preferencia. Prefiero ver historias reales o aunque sean inventadas, que puedan suceder en la vida real. Pero como todo, por supuesto tengo mis excepciones. Por ejemplo, me encantaron TODAS las películas de Harry Potter. Me encantó Avatar. Las de Twilight también las disfruté. Y en cuanto a las películas de super héroes, aunque no son mi preferencia y muchas veces evito verlas, las que he visto las he disfrutado. Sin embargo, creo que mas allá de las distintas versiones de Batman, un par de películas de SuperMan, de Spiderman, y la de Disney de los "Super Increíbles" (que amé, by the way), creo que no había visto ningún otra.

Ayer fuimos al cine (teníamos desde febrero sin ir) y vimos Wonder Woman. WOW! No sólo la disfruté, salí de la sala de cine completamente fascinada y "maravillada" con la peli.  Quizá no soy la más objetiva en juzgarrla pues como la semi-feminista que soy, obviamente me tenía que gustar. Pero mi amor por la película está fundamentado en muchos aspectos:


Primero, tengo que hablarles de la  fotografía, "cinematografía"y la dirección de arte. Desde la isla paradisíaca que vemos en el comienzo, donde viven las amazonas completamente aisladas del resto del mundo y en completa armonía, hasta el frente de la segunda guerra mundial, donde no hay sino destrucción, sufrimiento, violencia, y terror; ambos 'ambientes' están increíblemente bien logrados y el contraste de los mismos creo que impacta al mismo tiempo que no deja ser un reflejo crudo del mundo actual en el que vivimos.


Segundo, el casting. Creo que cuando ves una película y quedas fascinada con los personajes y no puedes imaginarte ni por un segundo que sean representados por otros actores, así como no te imaginas los mismos actores que acabas de ver, en otras películas, te das cuenta que el casting es perfecto. Así me pasó con Wonder Woman, sobre todo con los personajes principales. La protagonista es interpretada por la actriz israelita Gal Gadot. Sencillamente perfecta. Super exótica, super sexy, tierna, inteligente, llena de compasión, determinación y por supuesto, una super fiera peleando. Hello. Es la mujer maravilla. Obviamente es la mujer perfecta. La actuación phewww,... mindblowing. Las escenas de "lucha" me dejaron l-o-c-a con todas las maniobras, movidas, patadas, brincos, etc y aunque lo más probable es que ni siquiera es ella haciendo la mayoría de esas cosas, pienso que su actuación fue ESTELAR! Robin Wright interpreta a su tía amazona, quien la entrena a pelear como ella. WOW. Su actuación impecable, como todas las que ha hecho en todas las películas. Como les dije, en verdad casi todos los personaje sme parecieron perfectos pero no voy a entrar en más detalles sobre cada actuación porque ya esto se está extendiendo demasiado.

Tercero, la producción. No quiero imaginar cuántas mentes brillantes y cuántos millones de dólares estuvieron involucrados en hacer que esta película tuviese la calidad de producción que tiene. Pero creo que todas las fichas que tienen que juntarse para que una película funcione de la mejor forma posible, se juntaron. Guión, dirección, actuación, producción y me imagino que mil cosas más que a lo mejor no me vienen en mente. Ahora. Ignoren todo lo que acaban de leer. Imagínense que no es muy buena, y vayan al cine a verla. Es una orden. Luego me cuentan qué les pareció. 

Wednesday, June 14, 2017

Nueva afición: podcasts


Mil veces había escuchado la palabra Podcast. Mil veces había visto el iconito del app en mi iPhone y en iTunes pero la verdad es que hasta hace muy poco, nunca me detuve realmente a entender un poco más sobre ellos, a identificarlos ni mucho menos, a escucharlos. Mucho ha cambiado en los últimos cuatro meses. Hoy me declaro Podcast-holic. No hay día que pase que no escucho al menos 4 podcasts, ¡los amo! Gracias a ellos, todos los días aprendo de historia, política, noticias, productividad, hacks de felicidad, dosis de optimismo e incluso lecciones de finanzas personales. Al punto que cada vez que me monto en el carro, casi pido a Dios que haya tráfico, bastante tráfico, para que me de chance de ponerme al día con los podcasts a los que me he suscrito, jaja! Para los que son nuevos en este mundo como yo, les explico, podcasts son como programas de radio a los cuáles se pueden suscribir y escuchar cuándo y en el momento que uds lo decidan. Hay podcasts sobre TODOS los temas que ustedes se puedan imaginar. 

Aquí les comparto mis podcasts favoritos: 

1. THE DAILY - del New York Times: Todos los días el podcast toca un par de temas importantes y noticiosos, pero lejos de darte un resumen de las noticias, The Daily explora uno o dos temas a profundidad, entrevistando a periodistas dedicados exclusivamente a esas fuentes (de lo que va el podcast). Creo que entre lo más valioso que tiene el podcast es que el host, Mike Barbaro, no teme preguntarle al periodista desde lo más básico a lo más “comprometedor”, de manera que temas complejos se convierten súper fáciles de entender y digerir y debo decirlo, hasta fascinantes. Desde que escucho este podcast he desarrollado un interés por la política y las noticias que nunca antes había tenido. He aprendido muchísimo de historia, incluso, de políticas internacionales, diplomacia, economía, etc. Suscríbanse. No tiene desperdicio. Cada cast dura entre 16-20 min.

2. HAPPIER with Gretchen Ruben: De la escritora del “Happiness Project” nos llega este Podcast sobre pequeñas cosas que podemos hacer todos los días para ser más felices. Lo sé, lo sé, suena super cursi, pero el formato me encanta, es entretenido, lo único que a veces se me hace un poco largo (dura 40 min). Se publica una vez por semana. Ella y su hermana (que escribe para TV) son las hosts y juntas hablan de insights sobre cosas que a lo mejor nos agobian más de lo que deberían, y pequeños “hacks” que podemos hacer a diario y que contribuyen a una vida más feliz. 

3. HOW TO BE AWESOME AT YOUR JOB: Este me lo recomendó mi amiga Andrea Suels y me encanta! Sé que suena super gallo el nombre, pero en verdad, no tiene desperdicio alguno. El podcast entrevista a personas que han escrito libros sobre temas relacionados con la productividad, el éxito, procesos de aprendizaje, métodos de trabajo, etc. Por ejemplo, el episodio de ayer enseñó sobre cómo enfrentar el tema de la colaboración laboral para que funcione para todos.

4. SUCCESS! HOW I DID IT: Este podcast lo anfitriona la editora en jefe de Business Insider, quien entrevista a CEOs super exitosos, emprendedores y líderes de negocios sobre cómo construyeron empresas exitosas y el camino profesional que los llevó a la cima. Sale 1 vez a la semana. Cada cast dura 45min en promedio.

5. HAPPIER IN HOLLYWOOD: Como hay una pequeña parte de mí que siempre ha soñado en ser escritora de TV en Hollywood, me encanta este podcast porque son dos TVwriters que hablan sobre su día a día allá en esa industria, y cómo ser más felices en medio de lo estresante que puede ser ese trabajo.

6. BY THE BOOK: Este me da mucha risa. Son dos amigas en NYC que se proponen vivir “ by the book” . Cada dos semanas se leen un libro de autoayuda nuevo y se prometen seguir las lecciones del libro al pie de la letra por las siguientes dos semanas. Al final se juntan y graban el podcast donde comparten si en verdad les sirvió de algo aplicar lo que aprendieron en su vida. Es muy cómico porque una de las chicas es súper cínica y la otra super bubbly/optimista. En el proceso también aprendes de cosas que te pueden ayudar en tu día a día sin tener que leerte todos los libros tú. jajaja (Este podcast acaba de estrenar así que no hay muchos episodios disponibles).

7. OPTIMAL FINANCE DAILY: Básicamente el host lo que hace es leer en cada episodio (10 min) un blog post de finanzas personales que consigue curando contenido en internet. Hay unos que son EXCELENTES y otros que son MEH… Pero son solo 10 minutos y en general muy buenos consejos.

Friday, June 9, 2017

No ha parado de llover



Parece una foto 'blanco y negro', y en cierta forma lo es, solo que ésta no tiene filtro. 

Miami ha estado completamente gris y b&w los últimos 10 días. Tengo cuatro años viviendo aquí, y nunca me había tocado algo similar. Lo que impacta es más lo bizarro de esta experiencia, que lo inoportuno: ya cuando llega el verano, y lo que quieres es tomar sol e ir a la playa, ¡no ves luz, literalmente! 

Porque no les estoy hablando de un par de horas en la tarde, o en la mañana. Son diez días de lluvias continuas, todo el día, toda la madrugada, cielo gris. Así como cuando crees que son las 6 de la tarde, pero realmente son las 9 de la mañana. Algo así. En algún punto me metí en el sitio web del Weather Channel a ver el pronóstico del resto del mes, y hasta el 18 de junio, ¡todos los días grises con lluvia!

Hace unos meses, me hubiese agarrado de mi excusa de que soy "fotosensible" y quizá hubiese pasado 10 días en cama, por un lado medio desanimada y por otro también disfrutándolo (quienes me conocen saben que pocas cosas las disfruto tanto como estar "encamada"). 

Pero esta vez creo que me hizo mas bien no tomar por sentado un día soleado. Me hizo encontrar la belleza en la neblina, en la lluvia que hidrata las plantas, y el divino ruido que hace la lluvia al caer, que inspira de todo un poco, desde escuchar Norah Jones, escribir en este blog y hasta echarme en cama a leer. (Infinitas siestas también). 

Wednesday, June 7, 2017

Mil y un atardeceres


Colecciono amaneceres y atardeceres porque encuentro algo poético en saludar el sol todas las mañanas y despedirme de él en las noches. El sol me llena de energía, de buenos pensamientos, buenas vibraciones y de posibilidad. Si hay un día en el que logro ver tanto el amanecer como el atardecer, eso en sí solo me da una razón más para sonreír y sentirme aún más agradecida con la vida. Aprovecho el momento para meditar y pensar en las cosas buenas que hay en mi vida. En las metas que me trazo. En las cosas que quiero y sé que voy a lograr si continúo haciendo todo lo posible por vivir una vida plena llena de determinación y trabajo duro.

Saturday, June 3, 2017

Estar en el limbo



Hace case siete años tomé la decisión de emigrar a Estados Unidos. Viendo hacia atrás, Venezuela en ese momento era otra muy distinta a la que es hoy en día, y la verdad es que los últimos años que viví en ella, fui absolutamente feliz. Por esa razón, me cuesta creer que la decisión de irme tenía que ver con el país. Creo que estaba más motivada a la independencia que supone embarcar en una vida nueva en otro país: ese comenzar desde cero me daba ilusión. En ese momento para mí no había nada más glorioso que escribir. Era lo que más me gustaba hacer, y lo hacía todos los días. Tenía un blog que actualizaba muy constantemente, y cuando no escribía en el blog, igual estaba escribiendo. Pero así como escribía, también trabajaba, estudiaba, tenía una vida social, familiar, y muchos compromisos y responsabilidades ajenas a esa pasión. La sola idea de poder dedicarme un par de años a sólo escribir, o que eso fuese el foco de mi tiempo, y de mi responsabilidad conmigo misma, me entusiasmaba muchísimo. 

Así que me puse a aplicar como loca para hacer un postgrado de escritura creativa y fui centrando todos mis esfuerzos hacia esa meta. Poder irme dependía de un sin fin de factores que se escapaban por completo de mi control, algo que viendo hacia atrás, me doy cuenta era una sensación nueva en mi vida. Era la sensación de estar en limbo. De no saber cómo iba a ser mi vida solo dos o tres meses después. ¿Posibilidades? Miles. Pero un sólo desenlace me causaba ilusión.

Ahí comencé a hacer los “vision boards” , a rezarle a Dios, a la Virgen del Valle y la Virgen Milagrosa, al Universo, a San Nicolás De Bari, San Judas Tadeo, a mis abuelitos (que ya estaban re-encontrados en el cielo) y en todos ellos puse la confianza de que todas las fichas se iban a mover a mi favor. 

Y así fue. 

Una a una todas las cosas se fueron dando, ¡hasta las más difíciles y casi imposible se dieron! Me aprobaron la visa, me aprobaron Cadivi, a pesar de ser la última en una eterna lista de espera para vivir en la universidad, el día en el que empezaron las clases me llamaron a ofrecerme el mejor housing posible e imaginable. A los pocos meses me cayó del cielo un trabajo en la universidad que además de becarme por completo el post grado, me permitió tener un ingreso estable además de mil oportunidades más. 

Fueron dos años que pasaron demasiado rápido pero que disfruté enormemente. Al graduarme, tomé la decisión de mudarme a Miami. Apliqué a 70 trabajos en un par de días y a las dos semanas ya había conseguido empleo con promesa de visa de trabajo. Al año, cuando apliqué a la visa de trabajo (que ya para ese momento era una lotería donde había 50% chance de quedar) me tocó de nuevo vivir este limbo de que mi futuro inmediato era incierto y ya no dependía de mí y que estaba, en ese momento, completamente fuera de mi control. 

Así que de nuevo puse mi fe y confianza en el Universo, en Dios, en mis abuelitos, en mi vision board. Y en dos semanas, tuve respuesta aprobatoria. El poder de creer. El poder de atraer las cosas y estar 100% convencidos de que se van a dar, es el poder más grande que tenemos. 

Los últimos cuatro años los dediqué casi por completo a mi trabajo. Le he echado un cerro de bolas, he crecido, he aprendido, me he ganado mi propio respeto a nivel profesional. En lo personal muchas cosas lindas han pasado también, la más importante es haber conocido al amor de mi vida. Hoy los dos nos encontramos de nuevo en una situación en la que nuestro futuro inmediato no depende de nosotros, de nuevo en ese limbo ya tan conocido, y juntos estamos poniendo nuestra fé en y confianza en Dios, en EL Universo, en mis abuelitos (que son mis ángeles guardianes), los santos, las vírgenes y estamos, los dos, 100% convencidos de que ellos se encargarán de que lo que se tenga que dar, se va a dar y sobre todo que sea lo que sea, será lo que más nos conviene. 

Así que hay un poco de ansiedad, pero también hay paz, hay optimismo y hay emoción de lo que está por venir. 

Wednesday, May 31, 2017

En mayo aprendí:

- If you can dream it. If you can believe it. You can make it happen.
- A positive outlook on life can change everything im your life.
- Meditating is a powerful tool to connect with your inner-self and start living more in the present.
- To challenge myself to learn something new every day: and not just anything but something valuable that will make me be more awesome at my job.
- To walk and watch linked-in learning video-classes simultaneously without getting dizzy.
- To enjoy life
- To NOT stress out with any work related issue.
- Listen to positive music to keep myself being super positive.
- Invest time and energy in my well-being
- Only I can change the outcome of my life
- I can make shit happen if I just set my mind to it.

Wednesday, May 24, 2017

Una conversación peculiar en Niza



En el Sur de Francia, particularmente en la costa azul, hay más de una decena de pueblitos pequeños, distintos unos de otros, cada cuál con su encanto peculiar. Hace un año Martín y yo aterrizamos en Niza, que nos recibió con un sol radiante y una temperatura cálida divina como para clavarse en la playa. Tanto fue, que apenas habíamos caminado un trecho corto de malecón y Martín se separó un momento para comprarse unas bermudas o algo más ligero. Recuerdo que yo me quedé en unas sillas ubicadas allí en el malecón viendo hacia el mar. La vista era más que hermosa, el mar tenía un color turquesa alucinante. Al rato saqué mi kindle y me puse a leer alguna novela ((que seguro, nunca me terminé)). A los pocos minutos llegó un viejito como de 82 años que se me sentó al lado y me empezó a buscar conversación en Francés. Yo, que además tenía audífonos puestos, le digo que no hablo francés (en inglés) y me pregunta que de dónde soy. Cuando le digo que de Venezuela, comienza a buscarme conversación en español. 

Me detengo un segundo a verlo a los ojos y me dio la sensación de que quizá era un viejito muy solo y venía precisamente a este punto de encuentro para buscar con quién compartir un rato y hablar. Además no cabía duda que estaba muy emocionado de que por fin iba a poder practicar su español. Así que un poco enternecida, puse mi kindle a un lado, me quité los audífonos y me dispose a conversar con él. Su español: casi perfecto. Lo aprendió porque un día conoció a una española que quería aprender francés y se enseñaron mutuamente ambos idiomas. Por años se reunían dos veces por semana, un día hablaban francés y el segundo día hablaban español. En el medio de la conversación, llegó Martín, que se sentó con nosotros y continuamos hablando los tres de cualquier cantidad de temas y curiosidades. Le hicimos un par de preguntas sobre qué nos recomendaba que conociéramos ese día, y sin preguntar mucho más que eso, el viejito nos empezó a dar muchísimos datos sobre toda esa región del sur de Francia, y cuando le comentábamos que íbamos a España también, se empeñó en explicarnos sobre el sistema de trenes y mil cosas más que ya no vienen al caso. 

Lo extraño fue que en algún punto, el viejito sacó un mapa, que nos regaló, y en el mapa ya estaba señalizado con un marcador el punto exacto donde estábamos sentados en el malecón y algunos puntos de interés que nos había mencionado e la conversación. Por un segundo nos cortamos un poco y recuerdo que Martín y yo nos vimos a los ojos por unos segundos quizá pensando exactamente lo mismo. ¿estará esperando una propina? ¿será ésta su forma de redondearse unos euros para garantizar su cena? Pero  por otro lado, pasamos quizá una hora teniendo una conversación super agradable con el señor (Que además tenía muy buen aspecto) y temíamos ofenderlo o herir su orgullo si soltábamos las escasas monedas de Euros que podíamos tener el bolsillo. Al final creo que nos despedimos un poco incómodos con una excusa chimba de que alguno de los dos tenía que ir a un baño, y seguimos nuestro camino, no sin antes desearle lo mejor.  

Hasta el sol de hoy nos cuestionamos si hicimos lo correcto. Siempre nos quedará la duda de si el viejito se acercó porque quería hablar y compartir o si era en verdad una forma muy educada de prestar un servicio esperando alguna pequeña contribución a cambio…  ¿Ustedes que creen? ¿Cómo hubiesen reaccionado? - Por cierto fue allí, en ese punto exacto, donde a los dos meses un terrorista condujo deliberadamente un camión de carga de 19 toneladas hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla quitándole la vida a 87 personas. 

Monday, May 8, 2017

Crónica Arubeña


Muchos pensarán que si vives en Miami, no vale la pena viajar a una isla del caribe, pues es cierto que aquí las playas son hermosas. Sin embargo, aunque se me hace un poco difícil de explicar, todo cambia cuando viajas a otro lugar, no importa si tiene características en común con el lugar donde vives. Este viaje en particular, producto de una invitación especial y de un impulso loco que tuve en enero, fue una experiencia que, para ponérselos en términos muy muy cursis, me acarició el alma, me transformó la vida, me llenó de gratitud, de felicidad, y me dio el impulso que necesitaba para tomar acciones definitorias en mi vida.

¿Por qué? 

Primero, fue una semana donde pude hacer catarsis. Pude desconectarme al 100% del trabajo. 100%. Primera vez en cuatro años que realmente me desconecté, ni siquiera tenía internet o plan de datos (por buena parte del viaje). Muchas horas de mi día que normalmente se van en redes sociales fueron a otras actividades, como leer, escuchar música, pensar, meditar, compartir con mis amigas y d-i-s-f-r-u-t-a-r del momento. 

Como Martín no se quizo anotar en el plan, me terminé yendo sola. Y aunque lo amo mas que a nadie en este mundo y le agradezco a Dios todos los días por tenerlo en mi vida, me di cuenta que es necesario también apartar un tiempo para uno. Y no hablo de 20 minutos todos los días. Creo que una semana al año es lo más sano del universo. Me dio tiempo para pensar en mi vida, para relajarme, dormir, descansar, escuchar música, escribir, leer, bañarme en sol, disfrutar con amistades que no veía en mil años. Extrañarlo. Extrañarlo mucho.  Muchas cosas que quizá , en algunos casos, hubiese tenido que sacrificar de haberse venido conmigo. Esto fue super recíproco pues él, por las mismas razones, disfrutó como nunca su semana solo en casa. Cuando regresé, nuestra relación se sintió mucho más sólida, más linda, más estable, y los dos, renovados. 

El re-encuentro con mis mejores amigas fue uno de los aspectos más valiosos del viaje. Cuando estás en una relación por tanto tiempo, y tienes a tus amigas regadas por todo el mundo, es muy fácil distanciarte y enfocar tus energías en tu pareja. Realmente se me había olvidado lo esencial que es contar con buenas amigas en la vida,  y lo especial que es compartir con ellas, intercambiar ideas, hablar, ayudarnos y empujarnos a ser la mejor versión de nosotras. Sabía que las extrañaba, pero verlas y compartir con ellas me hizo darme cuenta que las quiero y las necesito en mi vida, en mi día a día, no solo cuando podamos hacer “re-encuentros”. Además tuve la gran fortuna de hacer nuevas amistades muy especiales durante este viaje.

Agghhhh... Aruba... Me prometí que todos los años me iba a regalar un escape arubeño, así sea de 4 días! Voy demasiado pendiente de mantener esa promesa. 

Monday, May 1, 2017

(Book Review) You're a Badass



#YoConfieso, y un poco apenada, que mayor parte de mi vida le he tenido un leve prejuicio a los libros de autoayuda y a las personas que están todo el tiempo leyendo estos libros. Me averguenza decirlo porque me parece algo completamente irracional. Toda mi vida he sido fiel creyente de la psicoterapia, y estamos claros que leer un libro de autoayuda no es muy distinto a recibir ayuda de un psicólogo o life coach. Es consumir un contenido que de antemano sabes te va a hacer bien y te va a dar herramientas para ayudarte en X aspecto. There is absolutely no shame in that. Este prejuicio por mucho tiempo me impidió exponerme a este tipo de libros. Algo realmente lamentable porque he visto en carne propia el gran efecto positivo que han tenido en mi muy recientemente. 

You're a Badass es escrito por Jen Sincero, una life coach que dice haberse leído todos los libros de autoayuda imaginados sobre la faz del planeta. Tanto leyó, y tanto aprendió, que decidió agarrar lo mejor de cada libro y hacer uno propio con sus aprendizajes y su input. El resultado es un libro escrito de forma muy amena y muy genuina. Es casi como si estuvieses escuchando las palabras de una mejor amiga super sabia que te da un sacudón, en ocasiones se siente un poco slap in the face pero en ningún momento te hace sentir mal, sino más bien es como una dosis de motivación instantánea. Tenía muchos años viviendo una vida demasiado pasiva y creo que leer este libro me dio el empuje necesario para "despertar" y tomar acción en muchos aspectos de mi vida.

Lo descubrí por pura casualidad. Un día me salió un video sugerido en Youtube de una canadiense que se llama Kalyn Nicholson (no se rían). Sus videos son medio de estilo de vida y medio motivacionales. Kalyn se acababa de leer este libro y estaba super entusiasmada con todo lo que había aprendido y con lo mucho que lo disfrutó. Así que dije, WTF, let’s to this. Me acababa de leer el de Shonda Rhimes “Year of Yes”, que lo disfruté, pero no me fascinó. Quería leer algo que me encantara tanto como lo podía ver en las palabras y la emoción de Kalyn. Pocos minutos después, gracias a mi maravilloso Kindle, me comencé “You’re a Badass”. 

... y mi vida dio un giro de 180 grados. Literalmente. 

Desde entonces, pasé de casi no poder despertarme antes de las 10AM, a despertarme todas las mañanas a las 6AM a ver el amanecer. A meditar. A leer (continuando con la nota de autoayuda), a escribir y a hacer ejercicio. Lo llamo mi ‘Happiness Project’. Comienzo escribiendo todas las cosas a las que agradezco. Continúo con afirmaciones sobre lo que quiero manifestar en mi vida. Sigo con metas a largo plazo y cosas que quiero que se den ese mismo mes. So far, amazing! No puedo sino decir que me siento más ligera, más contenta, más enérgica, más agradecida con la vida y con el universo y super entusiasmada con futuros proyectos. Stay tuned my friends!

Sunday, April 30, 2017

En abril aprendí:

- A tomar acción antes de que fuese demasiado rápido.
- A despertarme a las 5:50 AM para hacer ejercicio.
- A aprovechar el tiempo en la caminadora para aprender algo nuevo todos los días o consumir algún contenido buena vibra que me motive e inspire.
- A tomarme así sean cinco minutos todas las mañanas para meditar.
- A vivir en el presente.
- A volver a retomar mi bello y apreciado blog!
- A no cerrarme a nuevas oportunidades.
- A entender que Dios sabe lo que hace y aceptar que aunque querramos, no tenemos 100% control de nuestras vidas.
- A escuchar un podcast del New York Times todos los días que me enseña de historia, política y noticias siempre que lo escucho.
- De una situación negativa, pueden surgir 1,000 positivas.
- 2017 doesn't have to suck. Could be the year of the big awakening, (haha, ya sé, ahora sueno demasiado New Age-y)
- A cocinar de nuevo! yes m'am, desayuno, almuerzo y cena!
- A planificarme
- A desconectarme
- A leer más
- A escribir más
- A entrar en contacto conmigo misma.
- A escuchar mis pensamientos.
- A disfrutar las pequeñitas cosas de la vida.

Wednesday, April 26, 2017

Epifanía de las 6am


“The difference between who you are now, and who you were five years ago is largely due to how you spend your time along the way”. 

Seth Godin. Desde hace un tiempo me entró una sensación de inquietud. Tengo 30 años y siento que he vivido los últimos cuatro en piloto automático. Los días pasaron demasiado rápido y no supe invertir mi tiempo libre en actividades que realmente me llenasen, que me hicieran crecer o sentirme más orgullosa de quién soy. Entre el Whatsapp, Netflix, las redes sociales y cualquier otra cantidad de distracciones (la mayoría involucran el celular) creo que sencillamente dejé de vivir en el presente y darle algún significado a mi vida. Recuerdo cuando una persona muy querida me aconsejó en mi cumpleaños #27 “Vive con consciencia del tiempo, que pasa muy rápido y no querrás desaprovecharlo”. En el momento quizá no me regalé un momento para realmente pensar en eso, y como muchas cosas, no lo internalicé. El hecho es que ya no hay excusa que valga, ya estoy plenamente consciente y quiero darle más profundidad a mis días y vivir el presente como quizá no lo he hecho en los últimos años. Si la diferencia entre quién soy ahora, y quién seré en cinco años depende de cómo invierto mi tiempo, hoy tomo la decisión de invertirlo en cosas que realmente importan. Quiero aprender cosas nuevas todos los días, leer literatura, consumir contenido que deje una huella en mí, escribir si es lo que me hizo tan feliz por tantos años, hacer ejercicio, meditar, comer saludable, re-conectar con mis amistades, con mis familiares y acostarme en las noches con la sensación de que no fue un día desperdiciado, fue un día en el que supe vivir en el presente e invertir el tiempo en las cosas que realmente importan.

Thursday, April 20, 2017

Protestando por Venezuela



Ayer fui con mi hermana y Martin a la concentración de venezolanos en frente al Freedom Tower en Biscayne Boulevard. Nos sentimos un poco banales y fuera de sitio, estando ahí parados, gritando "libertad" "democracia" y todas estas consignas que años atrás gritábamos a todo pulmón y con tanto sentimiento cuando vivíamos en Venezuela y nuestras vidas dependían de eso. Ayer gritábamos por nuestros familiares y amigos que aún quedan allí, por el recuedo lejano de una Venezuela próspera, y porque a pesar del tiempo que tenemos sin ir, Venezuela sigue doliéndonos, y mucho. Pero lo cierto por la esperanza de algún día poder volver y ofrecerles a nuestros hijos lo que Venezuela nos dió cuando eramos pequeños. Pero después de tantos días viendo todos los videos que la familia comparte, las noticias, donde hay tanta represión, tanta violencia, donde la gente sale a la calle y lucha por sus vidas, nos sentimos un poco estúpidos ahí parados cantando canciones que lo que hicieron fue elevar la nostalgia del sentir venezolano al máximo.entre cursi, pavoso y triste a menudo me encontré con lágrimas y a la vez riéndome, no por insensible ni impertinente, sino una risa nerviosa cargada de frustración. El sentimiento no sé en realidad cómo describirlo. Seguro que a muchos les ha pasado que en medio del dolor en un entierro, la seriedad en una misa, o X número de ocasiones, los nervios y la mezcla de sentimientos generan risa. De todas formas no me arrepiento de haber ido, creo que de no haberlo hecho me hubiese sentido aún mas impotente y frustrada de quedarme de brazos cruzados en la comodidad de mi hogar mientras mi madre de 60 años marcha en Venezuela por una vida mejor.

Wednesday, April 12, 2017

Sobre el tiempo, la tecnología y vivir en el presente

Hoy mi novio me sorprendió con su más reciente adquisición de Amazon Prime: Echo. ((Aunque yo prefiero nombrarla Alexa, ya que así se llama el robot dentro del aparato)).

-Mi amor es genial. Te pide Ubers, te reproduce música, te pone timers, alarmas, te agrega cosas a la lista de mercado, te hace To-Do Lists, te agenda reuniones, te dice la temperatura. ¡Alexa sirve para cualquier cosa!
- ¿Me lava y seca la ropa?
- No
- ¿Me hace limpieza profunda del baño?
- No
- ¿Me cocina?
- No. Pero te puede buscar y dictar recetas. La que tu quieras.

Yo trabajo como estratega de mercadeo digital, es decir, estoy todo el día analizando y trabajando en redes sociales y otras plataformas digitales. No soy ajena a los avances tecnológicos, pero vamos, ya esto me parece un poco exagerado. Toda la información que uno desee y básicamente el 80% de las cosas que uno hace con Alexa, ya las puedes hacer con el celular y en pocos segundos (lo cual ya es freaky de por sí, ¿no?). Que ahora un robot te haga estas tareas que parecen tan sencillas y comunes (como reproducir música, agendar una reunión, o ver el clima), me asusta un poco, ya que en cualquier momento siento que los humanos seremos completamente prescindibles. Asimismo, también me aterra el tema de carros que se automanejan, los drones volando sobre nuestras cabezas sin previo aviso,  y que en dos segundos un completo extraño pueda saber cualquier cantidad de información sobre mí.

Así también, debo admitir que hay noches que en medio del insomnio me acosa la sola idea de encontrarme en un lugar por un período indefinido de tiempo en el que mi celular no tenga batería o WiFi infinito. La sensación es dificil de explicar. Por un lado siento que la dependencia es tan fuerte que sencillamente no pudiera vivir sin él, y al mismo las ganas que tengo de poder vivir sin él no caben en mí. ¿Cómo concilio ésto? ¿Qué pasos tengo que dar para liberar la dependencia a la hiperconectividad?

En nuestro mundo de hoy, los días parecieran transcurrrir demasiado rápido. O al menos ese ser el caso en mi vida. Estamos bombardeados de contenido y la hiperconectividad entre muchas cosas ha afectado nuestra productividad de lograr tareas, cualquiera que fuesen: personales o profesionales, esto no ayuda con el manejo del estrés. Cuando logro enfocarme en algo, al segundo suena el WhatsaApp en el celular / computadora y es casi imposible ignorarlo. A veces es mi mamá, a veces son distintos clientes pidiendo información inmediata, a veces es mi jefe, a veces son mis amigas. En cualquier caso, si me escriben por ahí, es porque quieren y demandan una respuesta inmediata y no darla parece hasta mala educación. De allí, es casi imposible no brincar a las redes a ver qué contenido nuevo hay. El FOMO (fear of missing out) es muy grande y al final, como muchas veces se trata de Stories que es contenido que desaparece luego de 24 horas, hay que estar revisándolo constantemente para no perderse de nada. A eso súmale que ya no es solo Snapchat, es Instagram Stories, Facebook Stories, Whatsapp stories y todos los días parecieran ser más las redes que ofrecen esta plataforma y ni gafos que fuesen: quieren y demandan que estemos todo el tiempo conectados a ellos. Al final del día interrumpí mi foco y para conseguirlo de nuevo pueden pasar horas.  No en vano con los años he adoptado la costumbre de dejar los trabajos importantes que requieren de mucho foco para las 5AM. Una combinación de zombie con RedBull y una hora en la que más nadie pareciera estar conectado es lo que me ayuda a completar dichas tareas.

Transcurren tan rápido los días que a menudo me veo multitasking o viviendo mi vida en piloto automático. Haciendo las cosas sin procesarlas primero y sin digerirlas después. Siento que muchas veces es producto de esta hiperconectividad con la tecnología. Constantemente me pasa cuando manejo y voy a algún sitio rutinario. Llego y a veces por unos segundos me viene la idea de que no sé ni cómo llegué al lugar donde estoy porque en todo ese tiempo no procesé absolutamente nada y en el instante que estoy pensando ésto, no tengo un sólo recuerdo de alguna imagen en el camino. Actué como un robot. Y sí, seguro iba alerta, porque ese piloto automático seguramente ya viene con esa característica incorporada, pero a lo que voy es que así se nos va la vida. Así transcurren los días y así me veo que tengo ya casi 31 años y que recuerdo los 25 como si sólo hubiesen pasado 3 días entre un año y el otro. Esto también me aterra. ¿Cómo volvernos más conscientes del tiempo? ¿Cómo aprovecharlo de una forma que nos llene y nos de más significado a la vida?

Son preguntas que ahora me hago y creo que haciéndomelas quizá estoy dando el primer paso para vivir una vida más satisfactoria. Una vida en la que, cuando me den las 11 de la noche y me pregunto en cama ya lista para dormir: ¿qué logré hoy? pueda tener una idea clara de lo que hice y sobre todo por qué lo hice y hacia dónde me llevarán esas acciones pero más que nada una vida en la que no me acose la idea de que soy absolutamente dependiente de la tecnología.


PD: Y mientras escribo toda esta reflexión súper profunda (ja), Martín está en la cocina haciendo arepas e intentando entablar una conversa con Alexa. Literalmente acabo de escucharlo preguntarle: "Alexa, do you like Arepas?"- .

Tuesday, April 4, 2017

Wake Up Call


El domingo pasado estaba revisando mi celular, cosa que hago aparentemente más de 100 veces al día, y veo que tengo dos notificaciones en mi app de 
Withings, el peso digital que usamos Martín y yo. Decía que habían "2 unkown measurements" (pesos desconocidos), y cuando me meto a ver, ambos "unkown measurements" eran exactamente el peso que yo tenía cuando estaba lo más gorda que he estado en mi vida, hace como año y medio. Según el app, alguien se montó sobre nuestro peso ese domingo a las 7:56 AM mientras Martín y yo estábamos en el octavo sueño. 

Ok. FUCKING CREEPY. Ese peso lo usamos sólo Martín y yo. En este momento peso como 18 libras menos y Martín pues muchas más que 145 obviamente. Aunque actualmente estoy 18 libras por debajo del peor peso de mi vida, estoy 8 por arriba de lo que había logrado hace unos meses. Así que naturalmente, estoy paranóica y preocupada con el tema del peso. Estamos solo él y yo en la casa. ¿Qué fantasma se montó en mi peso a las 7AM mientras estábamos en el 8vo sueño?

Y ahí es cuando me viene la idea de que esa fue la Ana gorda del pasado, que vino a dejar huella en el presente y a recordarme que por nada del mundo puedo volver a llegar a eso. Esta idea, sumado con lo que me dijo mi super astróloga hace dos semanas de que veía Jupiter en yo-no-sé-que-casa y que eso suele significar expansión del cuerpo como un planeta, dije: ¡PINGA! Amanecí el lunes en el gym a las 7:30AM y hoy a las 6:45.

Thank you Ana gorda del pasado, and thank you Universe for having my back always!

Friday, March 31, 2017

(Book Review) Year of Yes!


Después de unos cuantos meses en mi wishlist, mi Kindle le dio la bienvenida a Year of Yes! y estuve leyéndolo en un viaje reciente a Nueva York, en el cuál no hizo sino llover durante 7 días seguidos. Le tenía el ojo montado encima porque es escrito por Shonda Rhymes: autora de Grey's Anatomy, Private Practice, Scandal, How to Get Away with Murder y The Catch. Esta mujer es mi ídolo en cuanto a escritoras de TV se refiere. Tiene una imaginación espectacular y crea mundos y situaciones increíbles de los cuáles muchos no queremos despegarnos cuando prendemos la TV.


Year or Yes! narra un año en la vida de Shonda Rhymes en el cuál la escritora se retó a decirle que SÍ a todas las invitaciones y oportunidades que se salen de su habitual "comfort zone". Un año en el que Shonda sencillamente se dedicó a si misma, desconectándose del trabajo fuera de horario laboral, compartiendo más con sus hijas, comiendo saludable, haciendo ejercicio, viviendo y disfrutando de todas las oportunidades presentadas en su vida.

Como yo siento tanta admiración por esta mujer, digamos que disfruté un poco leer de su vida, y el libro tiene lecciones valiosas (aunque nada que no sepamos ya), pero se vuelve muy fastidioso porque cada dos o tres páginas ella sigue reforzándole al lector sobre sus inseguridades y mindset antes de tomar la decisión de hacer estos cambios en su vida. Y es un poco como que I fucking got it the first 13 times, move on... Eso me fastidió muchísimo y estuve muy cerca de abandonarlo a mitad de camino. La verdad no lo recomiendo a menos que seas una super Shonda Rhymes fan como yo.

En marzo aprendí:

- A sacrificar algo en la cuaresma and really stick to it!
- A ir a misa todos los domingos.
- A tripearme un festival renacentista.
- Nueva York a mis 30, no tiene nada que ver con la Nueva York de mis 21, pero sigue siendo una ciudad espectacular.
- A rodearme de gente positiva.
- A leer cosas que me motiven y me inspiren.
- Si antes lo dudaba, ahora tengo la seguridad de que vivimos en la ciudad en la que queremos vivir.
- La incertidumbre a veces es lo más difícil de manejar y dispara cualquier cantidad de emociones secundarias super chimbas :(.
- Shonda Rhimes es genial. Wait! Ya esto lo sabía. ;) Pero lo había olvidado.
- Que si sigo comiendo tanto en la calle voy a terminar como una bola y más broke de lo que ya estoy.
- Trabajar desde la casa isn't really all that it's cut out to be.
Que quiero clima de playa, ya, ¡coño! No más viento. No más lluvia. No más temperaturas bipolares.
- Tengo meses sin ver tele y no lo extraño.
- Cada día que pasa amo más Youtube.
- Quiero ser flaquita otra vez.
- Que agradezco estar más cerca de Dios.
- Que el país duele, y mucho.
- Al mal tiempo, buena cara.

Monday, January 2, 2017

Recuerdo de mis noches perfectas

El tiempo se nos va escurriendo rápidamente entre las manos, cual si fuese arena, y lo que me queda es una sensación nostálgica de que probablemente no estamos disfrutando nuestras vidas como deberíamos (tomando en cuanta lo rápido que pasa el tiempo).

Cuando veo hacia atrás en la última década de mi vida y trato de pensar cuál fue el momento que más disfruté, o en qué etapa he estado más feliz, más completa, más satisfecha, debo reconocer que me cuesta un mundo identificarlo. Algunos años fueron más importantes en algunos sentidos y otros años pues fueron relevantes en otros aspectos.

Pero si trato de identificar el momento en el que sola me sentí más completa y más feliz creo que fue en el año 2010. En ese entonces estaba haciendo una pasantía como correctora de libros de políticas públicas en la Corporación Andina de Fomento, y estudiaba el último año de mi carrera de pre-grado, Comunicación Social, en la UCAB.

Eran días intensos pero gratificantes a todo nivel, el trabajo me encantaba, las clases eran por fin ya de la mención que había elegido y pasamos de lo teórico a lo práctico. Llegaba a casa alrededor de las 9 de la noche y siempre tenía energías para escribir. Tenía un espacio arriba en el ático de mi casa donde podía aislarme poner alguna música que me inspirara y escribía a veces hasta dos o tres entradas en mi blog. Nueve de diez días era Radiohead. Tuve una productividad increíble. Brevemente me enamoré desbocadamente de un lector enamorado (jajaja), me montó los cachos, me rompió el corazón (cosa que me inspiró aún más a escribir en mi blog) y la verdad es que el recuerdo que tengo es sencillamente hermoso. Leo lo que escribía en esos meses y creo que es de lo que mejor he escrito. Y siempre me dan ganas de regresar a ese momento, ¿pero cómo hacerlo? Si hubiese sabido allí todo lo que sé ahora, ¿cuánto más habría cambiado la experiencia? ¿La hubiese disfrutado más o menos? Quizá es esa inocencia y falta de experiencia lo que hacía que lo disfrutara tanto.

Con los años vienen más responsabilidades, más moral, más juicio, cosas que a veces nos privan de ser realmente felices.

Labels

Acing the GRE (2) adicción (1) amigas especiales (1) amistad (1) amor (6) anitadas (7) aprendizajes (10) AWARDS (3) Bandas (1) BLOG DAY (1) Boston (1) BP nominee 2010 (10) Broadway Musicals (1) cabrones (1) canciones (1) canta conmigo (1) Carrie quotes (1) cartas de desamor (2) checklist (1) Cine (20) Cine nacional (1) Conciertos (1) Confessions (1) Contigo pero sin tí (1) cortázar (1) Crónica (14) cronicas viajeras (3) cruceros (1) Cuento (27) cultura (1) cumpleaños (1) curiosidades (5) cursiladas (2) desahogo (1) despecho (6) Diario de un drogadicto (36) Discursos (1) Disney (1) Distancia (1) druken (1) En Drogas (1) En español (1) Ensayo (4) ensayo corto (1) Enterteinment (1) Escrito (2) Escrito Corto (18) Existencialist mood (1) farándula (1) ficción (66) Fiction (4) Film (6) Fotografía (11) frases (1) Halloween (1) heartbroken (1) hidden messages (1) Hollywood (6) idiotas (1) imágenes (1) In English (12) In Memoriam (4) Información (2) initials (1) Invierno (1) John Mayer (1) Lecturas (libros) (7) lenguaje gíglico (1) Let's sing it (2) letras (4) letters (1) literatura (1) lyrics (4) melancolia (1) montejo (1) Movies (3) Music Profiles (7) Musica (5) Música (9) NaNoWriMo (1) natalia (3) No - Ficción (84) no ficción (5) Noticias Nacionales (1) NYC (1) Oldies (1) olvido (3) Opinión (1) People (1) perfil (3) photography (2) pictures (1) playlists (1) Poema (3) poemas (3) Premio (3) qué más puedo decir? (1) Quotes (7) random (1) realidad (1) RECONOCIMIENTO (2) Recuerdos (1) recuerdos cercanos (1) Reflexión (15) Reggae (1) Reportaje (2) Reviews (3) Road to the Oscars 2010 (17) SAY (1) Shows (2) Stanford (1) sueños absurdos (1) Teatro (1) teconología (1) TOP 6 fotografías de la semana (9) trastornos mentales (1) Turismo (1) TV (1) USA (1) Venezuela (2) versos inversos (1) Viajes (2)
 
Real Time Analytics