Tuesday, December 11, 2007

Un buen comienzo al final..



Fuiste tú el de los pinchazos de intuición
El que encontró libertad en una mirada de amor
Fuiste tú el el de la playa, que sabiamente me cautivó
Y el que en mi rostro tantas sonrisas creó

Fuiste tú el del polvo en ese viejo piano
el que llenó la ducha de tremendas fantasías
Y caían bajo el agua como estrellas fugaces
sin saber después cuántos amaneceres perdería

Aún sigues siendo tú, el de los ecos de conversación
El que sin querer dice "gracias y perdón"
Si supieras que No. Esas no son
las únicas cosas de la vida que puedes decir con razón

Y es una lástima cariño, que tú no lo puedas ver
Verte a tí mismo y todo que lo huyes de
Y es ese mismo mundo, amor, que sientes te apagó
es el mismo que algún día te va recoger
y rápidamente levantar, hasta más no poder

Fue una larga, y majestuosa madrugada
Nos descubrimos sin descubrir
que todo estaba bien menos lo rápido
y las mil cosas que nos hicimos sentir

Fue una delgada línea fantasma la que te trajo aquí
Quizá fue el pulso del tiempo el que te ahuyentó
La comodidad de una tradición
que más que entregarte, te encarceló

Fuiste tú el que le dió el toque final
a una breve sensación de alivio y azar
Sin embargo ahora cierro los ojos y sólo puedo pensar
en lo poco significante de un buen comienzo al final

Ana Cristina Sosa M.

MUY PRONTO..


















"EL DIARIO DE MARCOS. DÍA 31. "

EL DIARIO DE UN DROGADICTO


Sunday, November 25, 2007

Cita pendiente


Tengo una cita pendiente con mi soledad,
para ver quien soy cuando nadie esta mirando.
tengo una cita pendiente con la mujer que soy,
no la que fui hace tanto, ni la que ven los demas.
tengo una cita con tu recuerdo para ver que queda aun de ti

Pero no, mejor me voy... a donde sea,
que haya una sonrisa que me crea
y una mano acariciandome las venas.
pero, pero no, mejor me voy a donde sea
que quiero una mentira bien pensada
y ese ruido que me separa de la realidad
..y!

tengo una cita esperando con las palabras,
las que nos dijimos algun dia y todavia sigo pensando
a veces se me aparece en algún rincón
me cuentan lo que fuimos pero no dicen como fue que termino

tengo una cita con tu recuerdo para ver que queda aun de ti

JV

Saturday, November 24, 2007

Top 6 fotografías de la semana

1. "The Earth is Round" by Incredi
http://incredi.deviantart.com
2. Más allá de ti by Jedesmal
(http://www.flickr.com/photos/jedesmal)

3. Melody by Detail24
(detail24.deviantart.com)

4."La felicidad enraizada en el horizonte"
Modelo: Dayana Frías/ Fotografa: Yuri Rodriguez
5. "Francés Lerouge"
Fotografía: Elba Fernández
(http://flickr.com/photos/pequenasuricata/)

6. Because It's Summer III - by Incredi
http://incredi.deviantart.com

Tuesday, November 20, 2007

Smoke

My lullaby
hung out to dry
Whats up with that
Its over
Where are you dad
Mums lookin sad
Whats up with that
Its dark in here

Why, bleeding is breathing
You're hiding, underneath the smoke in the room
Try, bleeding is believing
I used to

My mouth is dry
Forgot how to cry
Whats up with that
Youre hurting me
Im running fast
Cant hide the past
Whats up with that
You're pushing me

Why, bleeding is breathing
Youre hiding, underneath the smoke in the room
Try, bleeding is believing
I used to
I used to

Why , bleeding is breathing
Youre hiding , underneath the smoke in the room
Try , bleeding is breathing
I saw you crawling on the floor



Sunday, November 18, 2007

Poema sin título

Esta noche tuve la sensación más extraña
Buscando respuestas en el techo de mi cuarto
¿Cuándo empezó a sentirse así mi corazón?
La soledad era para mi un estado habitual
Ahora la vida sin ti es sólo un "inhala y exhala" más

Así que te busco el día de hoy
Estaba ciega, ahora puedo ver
No podría dejar de quererte, ni siquiera intentándolo
Tu corazón late dentro de mí.

Así como una estrella en la oscuridad de la noche
como pájaros que se pierden volando
Así como las nubes del cielo azul son blancas
yo pertenezco contigo

Pensé que te escuché llamándome
Pensé que te vi buscándome
Intente agarrarte la mano, pero todo fue en vano
y te confieso que cuando tu no estás aqui
se siente un vacío en mi corazón.
Me visto, me veo en el espejo y digo
"Nada nunca volverá a ser igual"

He estado con alguien pero sola,
He buscado el amor en sombras de extraños
He visto la melancolía en un par de dados
Y es que todas las cosas que vienen en par me hacen llorar

Así que te busco esta noche
Estaba ciega, ahora puedo ver
No podría dejar de quererte, ni siquiera intentándolo
Tu corazón late dentro de mí

ACS

Saturday, November 17, 2007

El Olvido Que Seremos


A veces me pregunto qué será de nuestras vidas en 15 años. Cuando el comunismo haya invadido los metros cuadrados de éste país, cuando ya tengamos mínimo unos 6 años afuera, dispersos por el Mundo, todos en ciudades diferentes, por no decir distintos continentes. Me pregunto que será de nuestros tíos lejanos, aquellos que decidieron quedarse porque al fín y al cabo aquí son "alguién". Me pregunto que será de nuestro Sr. Presidente, ¿seguirá lanzando cadenas de 4 horas? ¿Habrá aprendido - para ese entonces- no interrumpir los discursos de sus compañeros presidentes? Me pregunto si seremos entonces lo que alguna vez fuimos ahora. Si tendremos recuerdos de lo que vivimos en un país que prometía darnos todo y más. Me pregunto si nuestros compañeros de colegio y universidad pensarán en nosotros - coye vale, ¿qué será de la vida de susanita? ¿será que sigue escribiendo en sus blogs - o habrá muerto en una cárcel remota en falcón por sacar esos reportajes al aire?- Día y noche me invaden éstas y otras preguntas que me hacen reflexionar sobre el ahora, y las tantas decisiones que nos esperan, que sin saberlo determinarán el después. Cómo me gustaría enterrar todos los recuerdos en un lugar accesible. Cómo me gustaría que te acordaras de mí. Que los amores no se desvanezcan en el pasado, sino que más bien se reproduzcan en el futuro. Que contemos todos con las herramientas para desarrollar habilidades telepáticas y así poder comunicarnos haciendo sólo el uso de la mente. Me pregunto si, mi abuelita: ¿se acordará de esa niña que se echaba a leer revistas Hola! con ella en su cama? Y su esposo, ¿se acordará de su nieta que amaba hablar de historia con él? Mi mami bella: ¿me perdonará por haber tenido que abandonarla? Y, qué será de las canciones de Franco de Vita que tanto escuchaba desde niña, "te amo, si tu no estás, te recordaré". Te recordaré. ¿En verdad me recordarás? Y así se pasan las horas de este sábado en la noche; pensando en ti, en mí, y en el inevitable olvido que seremos.

Ana Cristina Sosa M.

Wednesday, November 14, 2007

Diario de Marcos. Día 30.

Ese día estaba rodeado de sombras. Tal vez porque era el día de los Muertos (en mayúsculas para brindarles algo de respeto). Y también era el día en el que por fin iba salir de este hueco emocional. Sin ánimos de sonar dramático o de dármelas de la víctima, me disfracé de muerto. Tal vez porque porque así me sentía por dentro. Te das cuenta de que cuando te dije que me iba a disfrazar de Marcos Steadman no te estaba mintiendo, y es que no siempre para estar muerto tenemos que dejar de respirar. Sentía que era mi día y todo estaba saliendo bien. Cuando llegué estaba lloviendo. Bien, pensé. Como toda fiestita de CCS nunca puedes entrar directo, siempre tienes que esperar un rato afuera mientras haces cola y otras huevonadas. Habían unas 80 personas esperando para entrar. ¿Qué te puedo decir? Vi de todo. Wilma y Pedro Picapiedras, Flavor Flave, los pitufos, chefs, El Ché, Barby Mattel, Cruela De Vile, heladeros EFE, cerveceros, vendedores ambulantes, brujas, diablas, enfermeras, cirujanos, violadores y otras cosas que ni sabía identificar. Sin embargo de repente vi algo, que nunca supe si fue un engaño de mi leve trastorno mental o una ilusión óptica alimentada de mis más intensos deseos internos. Era una chica, disfrazada de arcángel. Tenía su rostro cubierto por una máscara blanca y su cuerpo era esbelto y petitte, similar al de C. Caminaba como ella y ¡hasta se reía como ella! Yo no podía con la intriga, con el desespero, quería acercarme, quería romper en mil pedazos todas las barreras que nos separaban, quería destruir esa maldita máscara y estrujarla hasta hacerla mi mujer. Así que la empecé a perseguir, sin ella darse cuenta yo estaba siempre atrás. Pendiente. Alerto. Buscando una explicación para entender cómo y por qué esa Arcángel tenía que hacer la señorita C. Y es que aunque me sienta mejor, hay noches en las que de repente, de la nada, siento su cuerpo cálido al lado mío. Seguramente – en esos momentos- abrazo la almohada y le hago el amor al colchón. Pero yo no puedo evitar tener esos sueños y en la fiesta cuando vi al arcángel quería creer que era ella. Quería poder garantizarme que era C. La muchacha (llamémosla así) no se inmutaba, se hacía la que no se daba cuenta de que tenía a alguien persiguiéndola y vigilando su cada movimiento. Eso pensé yo. Hasta que de repente, un bicho grande (te juro que parecía un guarda espaldas) me dijo – cual malandro de barrio “Qué es lo que te pasa a ti? Se te perdió algo? Tú ves ese culo que está ahí (señalándome lo que una vez fue mío) ese culo es mío. ¿Entendiste? Mío panita, y no voy a permitir, que un becerrito como tu venga a invadir terreno ajeno. Te quedó claro?” Yo estaba en shock. El chamo tenía el puño preparado para darme tremendo coñaso. “Tranquilo mi pana, yo solo quiero saber cómo se llama porque es la cagada de mi ex novia que me dejó con pasaje en mano y ando reventado”.- Adriana Fajardo-, me dijo con malas ganas y viéndome con una mirada que por más que me cuesta admitirlo, me tenía cagado. Me di la media vuelta y me instalé en la barra a beber. No te puedo decir el número exacto de vasos de vino que me tomé. No lo sé. Pero fueron los suficientes para hacerme vomitar la bilis camino a la emergencia del Urológico. Para mí eso fue lo de menos, yo quería que fuera ella y no podía aceptar lo contrario. Porque por lo menos así sabía que estaba aquí, sabía que aún vivía. El domingo después de la fiesta desperté a las 7 de la noche, estaba desorientado. Qué curioso como nos acostumbramos a despertamos al compás de la luz del sol y que cuando lo hacemos de noche nos sentimos como vampiros aislados de la sociedad. 3 redbulls y 4 vasos de agua después, me sentí renacer. Seguí durmiendo sin importarme nada. Hoy no estoy para nadie – pensé. Sé que no hace falta contarte que El Arcángel me buscó toda la noche. Aparecía en cada esquina de la habitación, la muy traviesa se metía dentro de las sabanas. Qué maldita sea ha hecho ella alguna vez por mí. No puedo creer que dejé las drogas y empecé alucinarla. Si por lo menos viera otra cosa, algo más que me ayude a olvidar. Ya no podía más. Me desperté alas 5 am y llamé al doctor Mártin. Hablé con él y conseguí que me diera la cita para esa misma mañana. Al diablo con las clases, mi salud mental es prioridad. Fueron tres horas de terapia, que probablemente se puedan resumir en estas páginas del diario. Le conté lo que me pasó, le describí la situación. – Hijo, te veo mal- me dijo. Es acaso una respuesta adecuado de un psicoanalista? Después me dijo algo que nunca olvidaré. "Por qué no la matas? En tu imaginación, en tus teorías.. mátala. Si está muerta solo la velas y el duelo puede ser un proceso rápido si trabajamos en eso". Tenía ganas de salir corriendo de ahí. Pero bueno, es que se volvió loco ese señor? Cómo me va pedir que mate la única persona que he amado en mi vida? Tenía ganas de arrojarle algo encima. Lo juro. No sabía qué, pero algo que le doliera al cabrón ese. Me paré y le dije hasta del mal que se iba a morir. El no entendió mi reacción ante su planteamiento. Le parecía "inmaduro, bizarro y loco". Yo le dejé claro que estaba perdiendo mis reales con él. Que ya no lo quería ver más. A la mierda...

Tuesday, November 13, 2007

Crónica de un presentimiento

Hoy amanecí con un leve dolor de barriga. Pensé en todo menos en ti, te juro que no por fin no pensé en ti. Quería algo pero no sabía qué. Quería quitarme ese dolor que sentía por dentro, "quizá me tomo una pastilla" pensé. Y es que yo pensaba que tenía que ver con un dolor intestinal, con una mala digestión. Poco sabía yo que era otro tipo de dolor. Un dolor que tal vez tenía todo que ver con lo que sentía por dentro, pero yo, tan perdida en mi rutina pensaba que ya todo estaba bien, que ya otra vez estaba feliz, con otro alguien que llenaba el breve espacio en que ya no estás.

Me paseaba por la universidad con un sentimiento extraño que aún no lograba identificar. ¿Cómo explicarlo? ¿Cómo hacerte sentir aquello? Algo así parecido a un susto inesperado, como aquel que una vez me echaste para quitarme el hipo. No recuerdo que tenía puesto, ni recuerdo que hacía en ese momento pero, tan inesperado cómo fue el haberte conocido, voltié el pescueso y ahí estabas tú. Tan sonriente, tan rosagante, tan tú. Riendo, echando cuentos cómo si aquí no ha pasado nada y tu sigues siendo el ser mas feliz del mundo. No, no sentí rabia ni melancolía ni envidia ni nada que se le parezca. Sentí impotencia. Impotencia porque lo único que quería era correr hacia tus brazos, abrazarte fuerte contra mí y decirte lo mucho que te quiero y la maldita falta que me has hecho. Sin embargo me aguanté las ganas de correr a tí. De besarte. De abrazarte. De quererte y adorarte. Me aguanté todo, pero no pude evitar gritarte, a los 15 metros que quizá nos separaban "Fulanito.. Fulanito " Pero tu seguías riendo, seguias echando tu cuento, tan concentrado como siempre, como un niño con cara de pillo. No me viste, no me escuchaste. Y yo, yo me sentía tan desnuda, tan frágil, tan cruda.. y ahí empecé a sentir el nudo en mi garganta, y eché a correr, pero en la otra dirección. Bien lejos de tí.

Poco a poco fui entendiendo, el malestar siempre fuiste tú, el presentimiento de que sabía te iba a ver después de tanto tiempo, de tantos besos. Y es que todavía sigues impregnado en mi piel, entrecruzado en mi corazón. Sigues estando en cada idea que me viene a la cabeza, en cada palabra que sale de mis labios, en cada beso que me niego a darle a cada clavo que me ofrece el olvido. Sigues estando de conductor de mi carro. En mi casa y en mis pensamientos. Sigues estando conmigo cada vez que me eche en la orilla del mar a contemplar la vista, sigues estando dentro de las historias de Caseopea, sigues en mi celular, en cada cuaderno y en cada escrito que escribo sobre este teclado. Sigues siendo tú, y sigues estando aquí.. y a mí no me queda más que esperar, esperar que algún bendito día te recuerdes de mí y decidas regresar.

Wednesday, November 7, 2007

Te soñé aunque nunca fuiste tú


Te soñé y estabas conmigo. Conmigo pero distante. Te soñé y todo era borroso, excepto algunas cosas que logré recordar con claridad. Estábamos en unos pastos, cual pintura de Monet, se veían borrosos. De alguna manera mis ojos eran los tuyos y tus ojos eran los míos. Te veía cómo si estuviese viendo a través de un vidrio empañado. Aun no sé a ciencia cierta si eras tú, pero me gusta pensar que sí. Tus manos se enredaban entre mis cabellos, mis ideas entre tus piernas. Te agachaste y me dijiste algo. Todavía no se bien lo que fue. Sacaste una flor de la tierra, me la arrojaste y me explicaste, inspirado, lo que eso significaba para ti. Estábamos drogados, pero no de ninguna sustancia. Parecíamos drogados de felicidad, de amistad de algo que poco a poco, nos fue llevando al más allá. Pasaron las horas y me besaste. Lentamente me adoraste. Todo giraba continuamente a nuestro alrededor, cómo advirtiéndonos del tiempo y de sus consecuencias. Nada nos importaba. Nada podía ser mejor que aquello. Me volteaste el cuerpo delicadamente y sacaste de tu imaginación una pluma fuente. Con ella escribiste sobre mi espalda palabras que sólo tú sabes componer. Los árboles a nuestro alrededor daban vueltas y gritaban y no sé como describirlos, no sé como apuntarlos. Tú, sin embargo, estabas allí, dando vueltas en mi imaginación. Poco a poco escuché una canción y desperté al son del despertador. Maldita sea despertarme y realizar que todo fue un sueño ficción. Y que probablemente allí sigues estando tú, tan presente y tan vivo. Siempre en mi imaginación.

Ana Cristina Sosa M.
Fotografía por: Elba Fernández (http://flickr.com/people/pequenasuricata/)

Sunday, November 4, 2007

Carta


Con letras ya borradas por los años,
en un papel que el tiempo ha carcomido,
símbolo de pasados desengaños,
guardo una carta que selló el olvido.

La escribió una mujer joven y bella.
¿Descubriré su nombre? ¡ No, no quiero!
pues siempre he sido, por mi buena estrella,
para todas las damas caballero.

¿Qué ser alguna vez no esperó en vano
algo que, si se frustra, mortifica?
Misterios que al papel lleva la mano,
El tiempo los descubre y los publica,

Aquellos que juzgáronme felices
en amores; que halagan mi amor propio,
aprendan de memoria lo que dice
la triste historia que a la letra copio:

“Dicen que las mujeres sólo lloran
cuando quieren fingir hondos pesares,
los que tan falsa máxima atesoran,
muy torpes deben ser o muy vulgares.

Si cayera mi llanto hasta las hojas
donde temblando está la mano mía,
para poder decirte mis congojas,
con lágrimas mi carta escribiría.

Mas si el llanto es tan claro que no pinta,
y hay que usar de otra tinta más obscura,
la negra escogeré, porque es la tinta
donde más se refleja mi amargura.

Aunque no soy para soñar esquiva
sé que para soñar nací despierta.
Me he sentido morir, y aún estoy viva;
Tengo ansias de vivir, y ya estoy muerta.

Me acosan del dolor fieros vestigios.
¡Qué amargas son las lágrimas primeras!
Pesan sobre mi vida veinte siglos,
y apenas cumplo veinte primaveras.

En esta horrible lucha en que batallo,
aun cuando débil tu consuelo imploro,
quiero decir que lloro y me lo callo,
y más risueña estoy cuando más lloro.

¿Por qué te conocí? Cuando temblando
de pasión, sólo entonces no mentida,
me llegaste a decir: ¡ te estoy amando
con un amor que es vida de mi vida!

¿Qué te respondí yo? Bajé la frente;
triste y convulsa, te estreché la mano,
porque un amor que nace tan vehemente,
es natural que muera muy temprano.

Tus versos para mí conmovedores
los juzgué flores puras y divinas,
olvidando, insensata, que las flores
todo lo pierden, menos las espinas.

Yo, que como mujer, soy vanidosa,
me vi feliz creyéndome adorada,
sin ver que la ilusión es una rosa
que vive solamente una alborada.

¡Cuántos de los crepúsculos que admiras,
pasamos entre dulces vaguedades,
las verdades juzgándolas mentiras,
las mentiras creyéndolas verdades!

Me hablabas de tu amor, y absorta y loca,
me imaginaba estar dentro de un cielo,
y al contemplar tus ojos y tu boca
tu misma sombra me causaba celo.

Al verme embelesada al escucharte,
clamaste,-aprovechando mi embeleso-,
“Déjame arrodillar para adorarte”,
y al verte de rodillas te di un beso.

Te besé con arrojo, no se asombre
un alma escrupulosa o timorata:
la insensatez no es culpa. Besé a un hombre,
porque toda pasión es insensata.

Debo aquí confesar que un beso ardiente,
aunque robe la dicha y el sosiego,
es el placer más grande que se siente
cuando se tiene un corazón de fuego.

Cuando toqué tus labios fue preciso
soñar que aquel placer se hiciera eterno.
Mujeres: es el beso un paraíso
por donde entramos muchas al infierno.

Después de aquella vez, en otras muchas,
apasionado tú, yo enternecida,
quedaste vencedor en esas luchas
tan dulces en la aurora de la vida.

¡Cuántas promesas, cuántos devaneos!
El grande amor con el desdén se paga;
toda llama que avivan los deseos,
pronto encuentra la nieve que la apaga.

Te quisiera culpar y no me atrevo;
es, después de gozar, justo el hastío;
yo, que soy un cadáver que me muevo,
del amor de mi madre desconfío.

Me engañaste, y no te hago ni un reproche,
era tu voluntad y fue mi anhelo;
reza, dice mi madre, en cada noche;
y tengo miedo de invocar al cielo.

Pronto voy a morir; esa es mi suerte.
¿Quién se opone a las leyes del destino?
Aunque es camino obscuro el de la muerte,
¿quién no llega a cruzar, ese camino?

En él te encontraré; todo derrumba
el tiempo, y tú caerás bajo su peso:
tengo que devolverte en ultratumba
todo el mal que me diste con tu beso.

¿Mañana he de vivir en tu memoria?
En aquella región quizá sombría
mostrar a Dios podremos nuestra historia.
Adiós... Adiós... hasta el terrible día.

Leí estas líneas y en eterna ausencia
esa cita fatal vivo esperando...
Y sintiendo la noche en mi conciencia,
guardé la carta y me quedé llorando.

Saturday, November 3, 2007

El Diario de Marcos. Día 29.

Ya men, ya me cansé de putas. De tabernas oscuras. De tragos amargos. De tristeza y soledad. De lo patético que me siento cada vez que me veo en un espejo, con la cara demacrada, el cuerpo lo he perdido porque con la falta de apetito me he adelgazado ya como 4 kilos desde que llegué a Caracas. Ya basta. Anoche me inscribí en un gimnasio cerca de mi casa. Fui al club a nadar toda la tarde y estoy con mejores ánimos, creo que la sertralina esa sí me está ayudando mucho últimamente es que noto la diferencia. En verdad se ve. Mi madre está aliviada. El Dr. Martin me ha ayudado considerablemente, está panita solo que de verdad que a veces se inspira y se pone demasiado intenso, con sus filosofías jungianas, teorías del universo paralelo y del inconsciente. Entre la película que te comente la ultima vez y estas vainas te juro que ya estoy vuelto un ocho. Pero por lo menos prefiero estar asi que despechado. La verdad pasó. Y ya no hay nada que yo pueda hacer para cambiar el curso de las cosas. Mas bien estoy aprovechando para ir averiguando, con calma y en frío, qué fue lo que paso, así que no te preocupes mi pana que tarde o temprano tu y yo vamos a llegar al fondo de este asunto, y créeme que tengo el presentimiento de que va ser mas pronto que tarde. Hace unos días me acerque al teatro y vi una obra que me pareció la vaina mas depinga del universo. Se llama "Cita a Ciegas". Habla sobre el destino, sobre las vidas de las personas que se cruzan, siempre habiendo una fuerza detráás que lo conecta todo. La vida te enseña muchas cosas, un ciego ve máás que una persona con la vista intachable, y es que, lo visible no se ve con los ojos. Si yo se, que fume la vaina, pero es verdad. Lo interesante está detrás de lo explícito. Vivimos nuestras vidas al compas de la rutina, sin darnos cuenta que muchas veces poco a poco hemos ido dejando de sentir y de pensar en lo que es realmente verdadero, y quéé es lo realmente verdadero? Creo que para eso estamos vivos, y para eso caminamos todos los díías y respiramos, sin darnos cuenta estamos descubriéndolo, cada uno a nuestra manera, solo que me imagino que ayudara estar conciente de ello. El cine y el teatro se han convertido en mis hobbies desde la ultima vez que hablamos. Solo que ahora trato de combinarlo con el ejercicio porque no quiero estar tan flaco y desnutrido, ya me estaba empezando a ver enfermo. Jaja no mentira, tampoco para tanto. Juan Cristóbal, mi ahijado, está mejorando burda. Ya no se la pasa con marikeras, eso es porque hemos pasado mas tiempo del común juntos. Tiene una semana en la casa porque su mama se fue a las oficinas de Europa de la compañía en la qe trabaja, por como un mes, asi que tenemos a Juancri por rato. Te contare sobre su progreso. En la universidad yo creo que ya nadie se acuerda de C., me asombra lo mucho que pasaba por desapercibida sin yo darme cuenta, y es que nadie ni se pregunta por ella. A veces te das cuenta que uno mismo es el que idealiza a las personas y que sin tí, a lo mejor no son nada. Sé que suena egocentrista, aunque no quise que sonara así. Hoy estoy como filosofico. El Dr. Martin me mando a leer un libro y aunque no lo leo todos los días, a veces si le hecho bolas y ya voy como por la pagina 56, se llama "El Héroe de las mil caras".. según él y que es su biblia. Que pana tan exagerado ese Dr. Martin. Pero bueno, más respeto a quien me esta ayudando a salir de estas. Total que no te conté, que el día que fui al teatro a ver Cita a Ciegas fui solo, llegué un poco muy temprano y me sente en la barra del trasnocho lounge. Ahí, me quedé un poco hipnotizado con la espalda al descubierto de una mujer que me trastornó. Llevaba un vestido rojo vinotintoso de seda, con la espalda al descubierto y el pelo recogido para deleitarnos con su escote. Nunca había visto algo tan fuera de este mundo. Se que sueno medio gay pero es que, realmente ese día deje de pensar, ahora lo unico que hago es imaginar la vida de aquella dama exquisita. Quisiera poder tener la osadía de sacarla a pasear, de acariciar su espalda y hacer con ella cosas nunca vistas. (La razón por la que estoy escribiendo tan poeticamente es que ando esccuando "no te cambio por nada" de arjona, jajaja). Pues si, de buen humor y todo. Como no se nada de ella, solo que tiene una espalda espectacular, vamos a llamarla Eugenia. Quiero verla otra vez, me pregunto si frecuentará ese lugar. Mañana domingo me voy a pasar por el teatro para ver qué tal, total, no tengo que pagar entrada para entrar en el lounge, solo tengo que consumir alcohol. Hoy voy a salir con mis panas a una reunión. La vaina supuestamente es de disfraces, pues yo iré disfrazado del carajo más parecido a mí que conozco. Sí. De Marcos Steadman. Pero hay algo que nunca sabrás, y es que........... nah, mejor te cuento en la próx.

MS.

Saturday, October 27, 2007

Carlota, una mujer como pocas.


Carlota. Una mujer como pocas. Una mujer de pocas palabras. Tan preocupada por emprender diversos caminos, que nunca logró culminar uno solo.

Carlota, siempre estuvo ahí en las buenas. Sí, de esas mujeres que pretenden saberlo todo, pero que en verdad, no saben nada. Poco le importaban las apariencias y tenía la capacidad de ver más allá de una mirada. Era de esas intelectuales que se llenan la boca hablando de libros y de autores, pero que en verdad, nunca comprendía el significado entre sus letras.

Se enmascaraba de ser perfecta, pero por dentro ella misma sabía que no lo era. Yo bien estaba al tanto que no lo era, porque yo sí conocí a la verdadera Carlota. Yo viví con la verdadera Carlota. No era fácil. Era muy buena en las buenas, pero pésima en las malas. Conocía el verdadero significado de una sonrisa, y la eterna agonía detrás de una tristeza.

La última vez que vi a Carlota, recuerdo bien, era el segundo del primero del año. El reloj marcaba apenas las 3 de la mañana, aún por venir. Se volteó, y me pregunté si era realmente ella. La persona que yo vi, estaba totalmente invadida de soledad y en su mirada se veía un mar de profundas tristezas adueñadas del olvido.

La vi, mientras la luz se enredaba entre sus cabellos, y me veía con esa mirada tan penetrante y adueñada de tristezas, que me pegó como un fuerte grito de auxilio al oído. Así, al menos por un instante, fui sintiendo su desconsuelo. Sus ojos, hechos agua, derramaban una lágrima que poco a poco se iba resbalando sobre sus mejillas. Una lágrima que proyectaba su miserable angustia y su tan desesperante ahogo.

Carlota ya no hablaba. ¿Hablar? ¿Para qué? Carlota ya no tenía nada que decir. Su vida se había convertido en una constante búsqueda de algún significado más allá de lo ordinario, ya fuese de amor, felicidad o vida; quizás de cualquier otra cosa que la alejara fuera de ese camino al abandono de si misma.

La verdad es que Carlota añoraba en su vida todo aquello sobre lo que constantemente leía dentro de sus novelas de ficción. Pero Carlota poco sabía lo irreal que era esa vida sin ninguna acción.

¿Vivía? Si, vivía, pero sólo en una eterna agonía de sufrimientos y de soledad. Se inyectaba la tristeza, mientras ésta iba dejando la marca en su piel. Marcas que la mortificaban, recordándole a cada momento sus constantes tormentos.

Muchas fueron las veces que traté de ayudarla, pero Carlota, Carlota me abandonó. Me dejó en consecuencia de las malas lenguas y de las malas juntas. Me dejó pocas cosas, entre ellas un pero, un ¿por qué? Y por supuesto, la promesa de no volverla a ver nunca más. Lamenté eso, pero nunca me rendí. Nunca dejé de ayudarla, de llamarla, de quererla, en fin, de buscarla.

La conocía, la conocía bastante bien. Sabía lo que pensaba poco antes de hablar. Se dejaba llevar por las influencias, pero también se hacía pensar. Sentía nuestro afecto de amigas, de hermanas, de compañeras que se ayudaban pero que además, nunca se debían dejar olvidar. Carlota rompió nuestro pacto, pues con el tiempo se alejó de mí y no dejó rastro. Me dolió, me dolió su ausencia, su engaño, su tristeza, su abandono, pero más aún su indiferencia.

Se me pasa la vida recordándola, pensándola, extrañándola. Aún me duelen los minutos sin ella.

Carlota se distanció para sumergirse en su soledad. Para hundirse en su tristeza y olvidarse de los demás. Ella simplemente dejó de buscar. Se consumió entre sus malos vicios y también dejo de pensar, de sentir, de querer y de amar.

Carlota, Carlota ya no tenía nada ni nadie en quien pensar.

Aún la recuerdo en cada instante en que no está. La vida sin ella pasó a ser algo ordinario, dentro de lo normal. La siento en cada espacio y en cada cuerpo que veo en mí andar. Más aún la quiero y la buscaré por siempre, porque siento que la vida sin ella……. la vida sin ella ya no tiene nada que dar.

Y así, Carlota se fue de este mundo, para no volver nunca más.

Ana Cristina Sosa M.

Friday, October 26, 2007

El Faro


El faro de Ensenada Onda era un lugar dónde los jóvenes solían reunirse. Tenía todas las cualidades de un lugar en el que puedes compartir con tu gente, y tenías la opción de estar adentro del faro (nadie te veía), o afuera (eres ahora visible ante los ojos de todo el poblado). Los atardeceres y amaneceres prestaban sus puestas y caidas de sol para aquellas parejas que intentaban pasar un momento único en el que la vista, la briza y la armonía de aquél lugar eran los principales componentes para relajarlos y hacer de la velada una ocasión muy especial. Las horas de por medio, especialmente las del medio día, eran única y exclusivamente para los niños de aquél lugar. Solían reunirse en grupos grandes, de 7 o 12, y jugaban a verdad y penitencia, siempre involucrando a las lindas chicas que vivían cerca de aquél faro. Siempre salía un niñito corriendo con el pipí asomado, u otro que grita hasta más no poder que lo han robado, sólo para que la gente ni se inmutase ya que se saben esta rutina de memoria. Las noches son para los adolescentes, aquí se reunen a tomar e ingerir todas aquellas substancias que no son legales. Por supuesto que ésto no lo hacen a la luz pública, o sea afuera.. No, más bien lo hacen adentro del faro, en el tercer piso, donde hay un pequeño y diminuto cuarto en el que el tráfico de drogas es el principal protagonista. Los policías no saben esto pues, siempre pensaron que el faro era un lugar sagrado y muy respetado entre la población.

Lo que nadie sabe es que hay una historia detrás de ese lugar que parece casi místico. Dicha historia involucra sangre, mucha sangre y poco honor. Ocurrió hace 70 años, cuando el faro recién había sido construido por la clase obrera de aquel pueblo que constaba de unos 70 hombres trabajadores que sudaban la gota gorda con la única ilusión de poder ver los atardeceres desde aquel lugar que dónde pasaron tantas horas trabajando como unas bestias. El faro tenía apenas dos meses de haberse construido y un buen día un señor que estaba visitando el pueblo de Ensenada Onda, después de haberlo recorrido de punta a punta, se sentó en un café.

Ahí pudo contemplar desde su mesa, a una jóven mujer blanca, muy blanca, con la cara invadida de pecas y unos ojos color turquesa que él jamás en su vida había visto. Se quedó impactado ante la belleza de la señorita, que bien podía tener unos 16 años recien cumplidos. Él, un señor ya mayor y muy maduro, de 35 años, no veía el momento en el que la señorita se parara para seguirle los pasos y, ¡quién sabe? tal vez hasta entablar una conversación. Al cabo de 5 minutos, ella se paró y el la siguió. Ella no notaba su pasos livianos detrás, ni mucho menos el aliento enfermizo que cargaba en la boca, ni su mirada imnotizada que le seguía el rastro. Al acercarse al faro, él aceleró sus pasos y la agarró por detrás, en la cintura. La jaló hacia la puerta del faro y la obligó a subir 400 escalones. Ella gritaba, exasperada, pero la puerta de hierro que habían trancado tras de ellos no permitía que estos gritos salieran de aquel lugar.

La oscuridad inundaba la parte de adentro del faro y la humedad se apoderó del lugar. El señor la empezó a besar por todo el cuerpo, casi mordiéndola y ahogándola con sus manos sobre su boca, poco a poco fue masticando su piel. Ahora todo era rojo, la sangre invadió los metros cuadrados sobre los cuales estaban acostados. La niña lloró, gritó, hasta que finalmente murió. Él no lo podía creer. Su aflicción por quererla había acabado en asesinato. ¡Mató a alguién! Y no pudo más. Subió los 76 escalones que quedaban para llegar al tope del faro, salió por la puerta, y se lanzó 480 metros hacia el abismo.

Esta tragedia, como es de esperarse, marcó al poblado de Ensenada Onda. Los trabajandores, indignados de dicho acontecimiento quedaron atónitos y se sentían más insultados que nunca. Años pasaron y poco a poco los días y las horas fueron cubriendo ese espantoso episodio que había ocurrido. Los abuelos ya dejaron de contar esa historia y con el pasar de las generaciones fue enterrada en el olvido.

Ana Cristina Sosa M.

Wednesday, October 24, 2007

El Diario de Marcos, Día 28.

Apareció el Dr. Martín, me llamó disculpándose y excusandose, cosa que no tenía que hacer, pero bueno.. total es que tuve mi cita y aunque no me sienta 100% bien, sí te puedo decir que me siento mejor. Algo mejor. Me cambió el Prozac por la "Sertralina". Un antidepresivo sin efectos amargos en la boca, por lo menos ahí vamos de mal a mejor. A veces me siento como drogado. El dice que funciona como u estabiliador de ánimos. Mi mamá dice que "tengo fé de que va funcionar hijito, te vas a sentir mejor". Me ladilla cuando se pone con cursiladas. No me lo vas a creer pero adivina quién apareció y me llamó antier? No, no es C. si eres bruto chico. Es mi papá. Sí, aquel cabrón del cuál te hablé la otra vez, no se si recuerdes, pero sino vas a tener que releer tu disco duro porque me fastidia mucho hablar de él, por los momentos solo te cuento que me llamo y que preocupado porque la vieja le contó que estaba mal por lo de C. me dijo "hijo, las mujeres son unas bichitas casi todas, exceptuando a tu madre, nunca te enamoras al menos que estés buscando esposa". Puedes creer los consejos de mi padre? Que riñones, no se quién se ha creido él para andar aconsejandome a mí, bastante bien he sobrevivido sin sus consejos durante toda una larga vida. Hoy nos pusieron a ver una película en pensamiento occidental, una de las pocas clases de "letras" que tenemos como "obligativas". La película se llama EL SECRETO, y trata sobre la fórmula para conseguirlo todo en esta vida. Dice que si te concentras en energías positivas, visualizas lo que quieres y eliminas la palabra NO de tu vocabulario, puedes conseguir todo aquello que desees. Siempre y cuando sea algo tangible, lógico, ¿no? Supuestamente este secreto lo sabían grandes sabios, desde Platón, Sócrates, Arquímedes, hasta Galileo, Da Vinci, Picasso, Eddison, y otros más. No lo compartían con nadie, hasta que fue revelado (no recuerdo cómo) y ahora es un dvd que se distribuye entre los buhoneros que están regados por lo ancho y largo de esta ciudad. Increíble pero cierto. He perdido el apetito. No me provoca comer, no se si es un efecto de la pastilla (a la mierda, siempre tiene que haber un efecto secundario), o sí soy yo y mi depresión. Repito, YO y Mi DEPRESIÓN. ¿puedo ser más patético? Siento unas ganas terribles de mandarlo todo a la borda.. de dormir día y noche y no despertar. Lo único que me mantiene con vida es el saber que tarde o temprano ésto se me va pasar y que no vale la pena cometer una estupidez por alguien que no fue capás ni de dejarme un POST IT con algún tipo de excusa o explicación. Tengo mil teorías. Quinientas mil millones de teorías sobre qué fue lo que pudo haberle pasado a C. Pero cómo no quiero aburrirte, y supongo que tu también debes de tener las tuyas, vamos a dejarlo así. El clima ha estado agradable. Por lo menos eso está a mi favor. Mis panas me llamaron el lunes y fuimos todos a un sex club a cogernos a unas putas. No la pasé ni bien ni mal. Es que todo es tan insípido. Nada me sabe a nada y lo que haga o no haga siempre termina por dejar de importarme. Supongo que es una etapa, que poco a poco quemaré. Por ahora no me queda otra que seguir respirando y recordando momentos que no me hacen sentir tan mal como me siento a veces.


Ciao!
MS.

Monday, October 22, 2007

Tonto Corazón


Tonto corazón, no me digas que te hirió,
no me cuentes otra historia de amor,
si lo sabíamos los dos.

Tonto corazón, no te dejes destruir,
el acuerdo fue guardar la razón,
tienes que entenderlo, es mejor dejarlo así.

Tonto corazón, no te empeñes en sufrir,
no es un juego de ganar o perder,
es un juego de sentir, sólo un juego de sentir.


Benny Ibarra. Tonto Corazón.

Thursday, October 18, 2007

El Tiempo


Tres horas y un minuto. Tres días y cuatro horas. 2 meses y 5 días. Tiempo. Después todo ese tiempo, sigo siendo yo. Sigo siendo esa lágrima que derramaste ese día cuando te dijeron que no eras lo suficientemente buena. Sigo siendo esa sonrisa que se dibujo en tu rostro cuando te distes cuenta de que si quieres puedes, y si puedes entonces si eres lo suficientemente buena para lograrlo todo.

Después de todo ese tiempo, yo sigo siendo ese recuerdo que viene a tu mente cada ves que escuchas ahora esa canción que antes siempre cantabas. Sigo siendo esa constante en tu vida que te hace reflexionar sobre lo que en verdad quieres de ella. Soy esa luz que esta por dentro y que viene a iluminarte los días. Soy todo y soy nada, pero siempre estoy ahí para ti. Una lágrima. Una sonrisa. Un recuerdo amargo. Una sensación de incertidumbre. Un momento en el futuro. Un sentimiento que sientes cada tres horas y un minuto. Cada tres días y cuatro horas. Cada dos meses.

Tiempo. ¿Para qué vivimos de él? Imagina como seria la vida si no dependiéramos del tiempo. Tiempo para levantarnos. Tiempo para asistir al colegio. Tiempo para estudiar. Tiempo para descansar. Tiempo para crear e imaginar. ¿Cómo sería? Viviríamos todos los instantes más eternos y lentos. Pero, ¿por qué lentos? ¿Si no hay tiempo? Aún sabiendo que el tiempo es algo abstracto, una construcción humana para poder tener una noción de lo que pasó, lo que está pasando y que va pasar (pasado-presente-futuro) se me hace muy difícil imaginarme lo que el tiempo puede ser. Más difícil aun se me hace imaginarme como viviríamos sin él.

¿Cómo podríamos vivir si todo lo que pensamos correcto, es malo? El momento en el que pensaste que lo que hiciste fue malo, aunque cuando lo hiciste pensaste que era lo correcto. Te distes cuenta muy tarde porque ya no puedes retroceder el tiempo. ¿Y si no hay tiempo? Si no hay tiempo no hay nada. Por lo tanto podemos afirmar que el tiempo nos determina el momento exacto o preciso donde sucede algo.

El sueño de muchas personas es que existiera una máquina que pudiera atrasar el tiempo. De esta manera poder arreglar aquellos errores que cometieron en el pasado. Mi opinión es que no debemos preocuparnos por lo que ya paso, deberíamos en ves, gastar esa energía en preocuparnos por el presente que además sabiamente determinará el futuro.

Ana Cristina Sosa

Wednesday, October 17, 2007

El Diario de Marcos. Día 27.

Sheryll. Sirvió por lo menos para regalarme unos cuantos tragos, arruinarme con todos los otros, llevarme a la quilla y ayudarme a olvidar. A las 4am de la mañana siguiente estábamos los dos en el deck7. Entre besos húmedos y cálidos fui sintiendo su dessperación por aferrarse a algo tangible y menos dinámico que quizás la barra en la que trabaja. Poco a poco fuimos bebiendo lo que nuestros cuerpos nos brindaba el uno al otro. Nunca había hecho ésto con una negrita, porque sherryl, por más que sea de rasgos finos, es negrita como un tizón. No sabía diferene, aunque no sepan iguales, la diferencia de sabores entre mujer y mujer puede variar en una ínfima cantidad que pasa por desapercibido fácilmente. Mi hermano estuvo como con 4 mujeres al mismo tiempo. No sé como ni en donde encontró tanta suerte el lechudo ese. Disfrutó al máximo el pasaje que me compró a última instancia, y yo, a pesar de que tuve mi encontronaso pasional tambien, puedo decir que no me arrepiento de haberme ido, pero tamopco te voy a decir que la pasé excelente. Hay algo que todavía no entiendo y es qué arajo fue lo que paso con C. Sé que ya debo esar súper repetitivo y seguramente te tengo ladillado es poco, pero entiéndeme mi pana, no han pasado ni dos semanas desde que llegué y pude presenciar su ausencia total. Llegué a Caracas antier. Ayer empecé clases y ya siento ue empecé mal. Sin ánimos, sin ganas de echarle bolas y salir bien este semestre ¿Cómo te explico que cada esquina, pupitre, rinón, me acuerda de C.? Su huella está impresaen toda la ciudad, porque juntos la recorrimos de cabo a rabo. Maldita sea el día en que se sentó a mi lado en clases, y el día en que la amépo primrea y enésima vez. Bueno yaya, ya está fuerte.Ni yo mismo me soporto. Lo peor es que soy, practicamente, la burla de todo el salón. Hasta los profesores me ven y se rien. Le pregunté a la única chica del salón que se que tuvo algún contato amistoso con C., y me dijo.. "¿qué? ¿desapareció?", la jeva no tenía ni idea, de hecho, me dijo que "coye, yo pensaba que se había agarrado una semana más de vacaciones como asi siempre lo había hecho." No me puedo concentrar en clases. Duermo todo el día y el Dr. Martin está de vacaciones. A la mierda. Después de salir de la universiadad ayer, cometí lo que ahora considero que fue un error.. un grave error. como todo hombre despechado, fui a beber, y al salir ebrio, no se me ocurrió mayor brillantés que ir a casa de la Fabi (fabi, ¿te acuerdas de ella? la que me dejó guindando y con ganás de tirármela hasta que quede afónica). Borracho, como yo solo meemborracho, fui hasta su asa y empecé a cantar canciones de despecho a todo volumen fuera de su edificio. Me mandó un mensajito de texto que decía "vete, estás haciendo el redículo y yo ya tengo novio". Y así hice, me fuí de ahí y llegué a mi casa desamparado. Hoy me siento mal, peor, deshauciado y en el abandono total. Puedo ver en los ojos de mi madre que está bastante preocupada, no para de llamar al Dr.Martín y ya está buscando otras alternativas, otros psiquiatras. Yo le dije que se deje de eso porque yo no voy a estar contando mi vida otra vez desde que nací, eso seríaperder 3semanas y, nunca pensé que algún dia diría lo que estoy a punto de deir pero, yo no se si tenga 3 semanas de vida.

Wednesday, October 10, 2007

Queriendo sin querer

Es extraño, es absurdo, es liviano y es pesado. Es muchas cosas, pero sobre todo es. Digo "es" para no negar su existencia, aunque a lo mejor negándola sea más feliz. Posiblemente menos miserable. Es el despertarme y pensar en eso, es el bañarme y preguntarme eso. Es el querer fingir no tener nada que ver con ello, más cuando en el fondo .. no hay duda que por ello vivo. Queriendo sin querer he llegado a lo incomprensible. ¿Cómo niegas algo que sientes, que nunca quisiste sentir desde un principio? ¿Será un capricho o será algo verdadero? Tal vez sea la necesidad de saber si es o no es lo que me tiene preguntando cómo fue que llegué a este punto. Al principio fue interesante. Después fue estresante. En algún punto... medio deprimente. Hasta considero que dentro de todo llegó a ser perfecto. Perfecto tal vez porque desde el principio se caracterizó por ser tan diferente y extraño, que no tuvo problema en generar una chispa inagotable que para mí fue perfecta. Definitivamente el misterio lo mantuvo vivo. El conocimiento tal vez lo ahuyentó. Ahora no se si todavía existe o ya se fue. Me despierto y no se si siento o si quiero sentir. El punto es que la duda está. Tal vez no haya mucho detrás de esa constante interrogante.. tal vez haya demasiado. ¿Quién sabe al final?

El Diario de Marcos. Día 26.


Naussau. Hoy amanecimos sobre el mar turquesa de las Bahamas. Anoche embarcamos desde el puerto en San Juan, PR. La verdad es que, aunque obviamente una habitación con vista al mar y cama matrimonial acentúa de alguna manera la ausencia de Carla aquí conmigo (valga la redundancia), hasta ahora siento que al mismo tiempo, el estar aqui, me ha ayudado a despejar la mente. Mi hermano y yo vinimos en un plan de compartir y joder. La verdad es que el pobre no es tan loser como parece. Hoy solo tardó 20 minutos para conseguir un kilo de marihuana en Naussau. Fuimos a la playa y estuvimos todo el día inhalando el mejor hachiz. Sí, yo se que me había "limpiado" los últimos días en NYC. Pero no puedes pretender que después de todo lo que ocurrió en mi vida personal esta última semana, no haga uso del hachiz para aliviar el dolor. Te apuesto que hasta el Dr. Martin me lo hubiese prescrito, de saber todo lo que me está pasando.; así como los mejores oncólogos le prescriben marihuana para aliviar el dolor de sus pacientes que padecen de cáncer. Además, yo no tengo la culpa de que mi hermano sea un "mal pegao" y de que sea el único cabrón que me acompaña en estos momentos. En la playa nos pillamos a más de 60 europeas topless, y unas 20 en pelotas. Vimos de todas las formas, colores y tamaños. Yo te digo, nunca he visto dos pares de tetas iguales. Eso me resulta increíble y asombroso al mismo tiempo. El Che nos hizo todos iguales, pero diferentes al mismo tiempo. Las únicas tetas que se parecen son de aquellas personas que se hicieron la plástica con el mismo médico, y aún así varían por anchor de espalda y textura general de la piel. Hablando de textura, extraño la piel de C. Sí, ya no voy a volver a pronunciar su nombre completo. Como si pronunciar C pudiese aliviarme de alguna manera el dolor, y la verdad es que aunque no lo alivie, por lo menos no me quedo pegado viendo las letras que componen su nombre, y pensando en cualquier momento que C vivió conmigo. Estoy mentalizado a olvidarla, pero antes tengo que saber qué pasó, y para ésto utilizaré mis recursos para hacer una investigación cabilla que concluya en su aparición. Sólo así podré seguir adelante, verla como alguien que ya no pinta nada en mi vida y quién sabe, quizá conseguirme a alguien. Bueno, ya, suficiente de C en el día de hoy. Anoche, al embarcar, mi hermano y yo nos fuimos al casino. Perdí más dinero comprando tragos que jugando. Que vaina, ¿no? Texas Holeden sigue siendo mi juego favorito, a veces puedo pasar un tiempo jugando Caribbean Poker pero me aburro a las 3 rondas. Las maquinitas entretienen, y son la mejor forma de hacer rendir los reales. Luego me senté en el bar, por lo menos por 4 horas, y estuve hablando con la Bar Tender.. Sheryll se llama. Ella es de Jamaica. Negrita, pero está bien rica. Cuenta con un cuerpo curveado, la verdad es que siento que me pierdo entre tantas curvas. Su cara, delata sus ancestros quizá europeos, ya que cuenta con unos rasgos más delgados que la hacen más bella todavía. Como todo buen borracho despechado le conté sobre mi historia de amor y dolor. Ella me regaló 3 shots de tequila. Me dijo "me recuerdas a Maná, en su canción Clavado en un Bar". Y dale con las canciones, pensé. No necesito otra que me haga sentir más miserable de lo que ya estoy. Y es que basta con encender la radio para darme cuenta que probablemente no soy el úico pelabolas despechado en este mundo. Todos esos artistas que cantan canciones de amor, dolor y olvido, tienen que haber pasado por lo mismo. Será que me meto en unas clases de música y dreno todo esto que siento mediante una canción? Será que te cambio por una guitarra y una canción que me haga sentir mejor. No vale mi pana, yo a ti no te cambio por nada. Mi hermano me ve escribiendo en el balcón, y puedo sentir que se pregunta: ¿qué tanto estará escribiendo este maricon? Te confieso que te llevo conmigo para todas partes, me da hasta pena que la señora de servicio, o la camarera, te lean. Porque tu eres lo más privado que yo tengo. Tu eres mi yo interior, ese yo que nadie conoce. Dicen que todos tenemos fronteras, tu vas más alla de mi frontera, pero eres el único que está allí. Espero que sepas lo suertudo que eres bicho. La nota que agarras con el hachíz es bien fuerte, pero al mismo tiempo despues de un par de cagadas se te va la nota, al igual que cuando bebes cerveza y vas al baño a mear. Mi hermano trajo unos brownies poderosos que son hecho en base de monte. La vaina es que eso te pone casi que retrasado mental, y se tarda como dos horas en llegarte. Al final, tadas 3 hroas en digerirlo y con la cagada también se te va toda la nota. Hoy como a las 6, cuando entramos en el crucero de la playa, subí al deck 12 y vi a una mujer con un vestido blanco, parecía mágica o algo fuera de este mundo. No se si en verdad estuvo ahí, o si me la imaginé por lo drogado que estaba (sí, yo se que el hachíz no es alucinógeno, pero igual, juega con tu mente). La estuve persiguiendo por 40 minutos, hasta que llegué a sentirme como un pendejo suicida. Llegué hasta el borde de la baranda de la proa. Sí, al peor estilo Titanic. Mi hermano me estaba buscando y gracias al CHE llegó a tiempo. Despues me dejó en la habitación, me bañe y aquí estoy, en pelotas escribiéndote. Desafortunadamente este viaje es de los cortos, así que en dos días te cuento todo lo que transcurrió esta noche y mañana.

¡Váyalo!
MS

Saturday, October 6, 2007

Top 6 photos of the week.






Let's Sing It - Aquello que me diste (Alejandro Sanz)


Inmensas Tempestades, Tu Mano Y La Mía.
Tienes Algo... No Sé Que Es.
Hay Tanto De Melódico En Tu Fantasía...
Y Un Toque De Misterio, Mi Límite.

Conservo Algún Recuerdo Que No Debería,
Lo Sé, ¿qué Puedo Hacer?
A Todos No Ocurre: La Monotonía
Nos Gana La Batalla Alguna Vez.
Alguna Vez, Alguna Vez, Alguna Vez....

Por Eso, Vida Mía, Por El Día A Día,
Por Enseñarme A Ver El Cielo Más Azul,
Por Ser Mi Compañero Y Darme Tu Energía;
No Cabe En Una Vida Mi Gratitud
Por Aguantar Mis Malos Ratos Y Manías,
Por Conservar Secretos En Ningún Baúl,
Quiero Ser Por Una Vez, Capaz De Ganar Y De Perder.

Perdona Si Me Ves Perder La Compostura.
En Serio, Te Agradezco Que Hayas Sido Mío.
Si Ves Que Mi Canción Acaso No Resulta,
Avísame Y Recojo La Melancolía..., Melancolía.

Te Dejaré Una Ilusión,
Envuelta En Una Promesa De Eterna Pasión;
Una Esperanza Pintada En Un Mar De Cartón;
Un Mundo Nuevo Que Sigue Donde Un Día Lo Pusiste.


Tú Eres Ese HoMbre
Por Quien Me Siento Esa Mujer Capaz De Querer,
Viviendo Cada Segundo La Primera Vez,
Sabiendo Que Me Quisiste
Y Todo Aquello Que Me Diste.

Conserva Mi Recuerdo De Piratería.
Derrama Los Secretos: Abre Aquel Baúl.
Sigamos Siendo Cómplices En Compañía,
De Aquello Que Me Diste Bajo El Cielo Azul.

Por Aguantar Mis Malos Ratos Y Manías,
Por Conservar Secretos Que Me Guardas Tú..
Quiero Ser Por Una Vez, Capaz De Ganar Y De Perder.

Perdón Si Alguna Vez Guardé La Compostura.
No Sabes Lo Que Ha Sido Que Hayas Sido Mío.
Comprendo Que Agotaste Toda Tu Dulzura,
Pero No Me Pidas, Niña,
La Melancolía..., Melancolía.

Te Dejaré Una Ilusión, Envuelta En Una Promesa De Eterna Pasión; Una Esperanza Pintada En Un Mar De Cartón; Un Mundo Nuevo Que Sigue Donde Un Día Lo Pusiste.

Tú Eres Esa Hombre
Por Quien Me Siento Esa MuJer Capaz De Querer,
Vivo Cada Segundo La Primera Vez,
Sabiendo Que Me Quisiste
Y Todo Aquello Que Me Diste.
... Un Mundo Nuevo Que Sigue Donde Un Día Lo Pusiste.

Tú Eres Ese Hombre
Por Quien Me Siento Esa Mujer Capaz De Querer,
Vivo Cada Segundo La Primera Vez,
Sabiendo Que Me Quisiste
Y Todo Aquello Que Me Diste.

El Diario de Marcos. Día 25.


"Sin la gritería que antecede a un fiasco.
Sin el protocolo de un buen bofetón, sin el argumento de un pecado ilustre.
O el presentimiento de una anomalía que
amerite el caso.
Sin decirme nada,
sin decir por qué, sin una coartada o una explicación,
sin una mentira escrita en un papel,
sin las cursilerias típicas del caso,
sin decirme nada,
sin decir por qué.. se fue. " Ricardo Arjona - Se Fue.


Nada. Se borró del mapa, desapareció de los listados existenciales de mi vida, de los directorios telefónicos de la ciudad de caracas, de la lista de alumnos de mi salón de mi clase, y sin dejar rastro ha desaparecido por completo de mi vida. Sin una excusa, un pretexto, un mensajito, una cachetada o un te odio, se fue. Me dejo solo, en este mar de lágrimas que tanto me cuesta reconocer. Sé que la quise y seguramente la sigo queriendo demasiado. Y yo pensando en ella, como si fuese única, aferrado a su ausencia y calándome estos tragos amargos de soledad. Nadie sabe cómo, cuándo ni mucho menos por qué. Ella se llevó consigo ese algo que me mata, lo que siempre me encendió y me enamoró como el propio estúpido. Se fue y solo quedó el recuerdo de lo que algún día tuvimos. Buenos recuerdos, tengo que reconocer. Que carajo. Ahora no me quedará más que aprender a vivir sin ella y con su recuerdo atormentandome los minutos del día. Mi hermano, sorprendemente, ha sido probablemente el único que ha estado conmigo durante estos días en los que no se distinguir el bien del mal. Nos pasamos el día entero sentados en la tasquita de chacao, bebiendo tragos para olvidar. A veces pienso qe lo único que logran es hacerme recordarla más. "Y he llegado a sospechar que mi afán de no acordarme es lo que me tiene enfermo de recuerdos" (Arjona). Por más que hago el intento de no escuchar canciones de despecho, no puedo. Mi hermano también anda medio despechado, el sigue queriendo a su ex mujer, aunque se agarre a una diferente todas las noches. Mi ahijado, Juan Cristóbal se está comportando como todo un diablito, y así me gusta, porque esa fase de "jardinero /peluquero" que le había dado me tenia sumamente preocupado. En fin, tengo los pasajes para el crucero que sale mañana, y me voy a ir con mi hermano, quien se ofrecio a comprarme uno de los boletos, asi que qué carajo. Desastre en las Bahamas con los hermanos Steadman.

te escribiré la próxima desde Naussau.

Tuesday, October 2, 2007

Excellent Speech: Steve Jobs @ Stanford University Graduation


I am honored to be with you today at your commencement from one of the finest universities in the world. I never graduated from college. Truth be told, this is the closest I've ever gotten to a college graduation. Today I want to tell you three stories from my life. That's it. No big deal. Just three stories.

The first story is about connecting the dots.

I dropped out of Reed College after the first 6 months, but then stayed around as a drop-in for another 18 months or so before I really quit. So why did I drop out?

It started before I was born. My biological mother was a young, unwed college graduate student, and she decided to put me up for adoption. She felt very strongly that I should be adopted by college graduates, so everything was all set for me to be adopted at birth by a lawyer and his wife. Except that when I popped out they decided at the last minute that they really wanted a girl. So my parents, who were on a waiting list, got a call in the middle of the night asking: "We have an unexpected baby boy; do you want him?" They said: "Of course." My biological mother later found out that my mother had never graduated from college and that my father had never graduated from high school. She refused to sign the final adoption papers. She only relented a few months later when my parents promised that I would someday go to college.

And 17 years later I did go to college. But I naively chose a college that was almost as expensive as Stanford, and all of my working-class parents' savings were being spent on my college tuition. After six months, I couldn't see the value in it. I had no idea what I wanted to do with my life and no idea how college was going to help me figure it out. And here I was spending all of the money my parents had saved their entire life. So I decided to drop out and trust that it would all work out OK. It was pretty scary at the time, but looking back it was one of the best decisions I ever made. The minute I dropped out I could stop taking the required classes that didn't interest me, and begin dropping in on the ones that looked interesting.

It wasn't all romantic. I didn't have a dorm room, so I slept on the floor in friends' rooms, I returned coke bottles for the 5¢ deposits to buy food with, and I would walk the 7 miles across town every Sunday night to get one good meal a week at the Hare Krishna temple. I loved it. And much of what I stumbled into by following my curiosity and intuition turned out to be priceless later on. Let me give you one example:

Reed College at that time offered perhaps the best calligraphy instruction in the country. Throughout the campus every poster, every label on every drawer, was beautifully hand calligraphed. Because I had dropped out and didn't have to take the normal classes, I decided to take a calligraphy class to learn how to do this. I learned about serif and san serif typefaces, about varying the amount of space between different letter combinations, about what makes great typography great. It was beautiful, historical, artistically subtle in a way that science can't capture, and I found it fascinating.

None of this had even a hope of any practical application in my life. But ten years later, when we were designing the first Macintosh computer, it all came back to me. And we designed it all into the Mac. It was the first computer with beautiful typography. If I had never dropped in on that single course in college, the Mac would have never had multiple typefaces or proportionally spaced fonts. And since Windows just copied the Mac, its likely that no personal computer would have them. If I had never dropped out, I would have never dropped in on this calligraphy class, and personal computers might not have the wonderful typography that they do. Of course it was impossible to connect the dots looking forward when I was in college. But it was very, very clear looking backwards ten years later.

Again, you can't connect the dots looking forward; you can only connect them looking backwards. So you have to trust that the dots will somehow connect in your future. You have to trust in something — your gut, destiny, life, karma, whatever. This approach has never let me down, and it has made all the difference in my life.

My second story is about love and loss.

I was lucky — I found what I loved to do early in life. Woz and I started Apple in my parents garage when I was 20. We worked hard, and in 10 years Apple had grown from just the two of us in a garage into a $2 billion company with over 4000 employees. We had just released our finest creation — the Macintosh — a year earlier, and I had just turned 30. And then I got fired. How can you get fired from a company you started? Well, as Apple grew we hired someone who I thought was very talented to run the company with me, and for the first year or so things went well. But then our visions of the future began to diverge and eventually we had a falling out. When we did, our Board of Directors sided with him. So at 30 I was out. And very publicly out. What had been the focus of my entire adult life was gone, and it was devastating.

I really didn't know what to do for a few months. I felt that I had let the previous generation of entrepreneurs down - that I had dropped the baton as it was being passed to me. I met with David Packard and Bob Noyce and tried to apologize for screwing up so badly. I was a very public failure, and I even thought about running away from the valley. But something slowly began to dawn on me — I still loved what I did. The turn of events at Apple had not changed that one bit. I had been rejected, but I was still in love. And so I decided to start over.

I didn't see it then, but it turned out that getting fired from Apple was the best thing that could have ever happened to me. The heaviness of being successful was replaced by the lightness of being a beginner again, less sure about everything. It freed me to enter one of the most creative periods of my life.

During the next five years, I started a company named NeXT, another company named Pixar, and fell in love with an amazing woman who would become my wife. Pixar went on to create the worlds first computer animated feature film, Toy Story, and is now the most successful animation studio in the world. In a remarkable turn of events, Apple bought NeXT, I returned to Apple, and the technology we developed at NeXT is at the heart of Apple's current renaissance. And Laurene and I have a wonderful family together.

I'm pretty sure none of this would have happened if I hadn't been fired from Apple. It was awful tasting medicine, but I guess the patient needed it. Sometimes life hits you in the head with a brick. Don't lose faith. I'm convinced that the only thing that kept me going was that I loved what I did. You've got to find what you love. And that is as true for your work as it is for your lovers. Your work is going to fill a large part of your life, and the only way to be truly satisfied is to do what you believe is great work. And the only way to do great work is to love what you do. If you haven't found it yet, keep looking. Don't settle. As with all matters of the heart, you'll know when you find it. And, like any great relationship, it just gets better and better as the years roll on. So keep looking until you find it. Don't settle.

My third story is about death.

When I was 17, I read a quote that went something like: "If you live each day as if it was your last, someday you'll most certainly be right." It made an impression on me, and since then, for the past 33 years, I have looked in the mirror every morning and asked myself: "If today were the last day of my life, would I want to do what I am about to do today?" And whenever the answer has been "No" for too many days in a row, I know I need to change something.

Remembering that I'll be dead soon is the most important tool I've ever encountered to help me make the big choices in life. Because almost everything — all external expectations, all pride, all fear of embarrassment or failure - these things just fall away in the face of death, leaving only what is truly important. Remembering that you are going to die is the best way I know to avoid the trap of thinking you have something to lose. You are already naked. There is no reason not to follow your heart.

About a year ago I was diagnosed with cancer. I had a scan at 7:30 in the morning, and it clearly showed a tumor on my pancreas. I didn't even know what a pancreas was. The doctors told me this was almost certainly a type of cancer that is incurable, and that I should expect to live no longer than three to six months. My doctor advised me to go home and get my affairs in order, which is doctor's code for prepare to die. It means to try to tell your kids everything you thought you'd have the next 10 years to tell them in just a few months. It means to make sure everything is buttoned up so that it will be as easy as possible for your family. It means to say your goodbyes.

I lived with that diagnosis all day. Later that evening I had a biopsy, where they stuck an endoscope down my throat, through my stomach and into my intestines, put a needle into my pancreas and got a few cells from the tumor. I was sedated, but my wife, who was there, told me that when they viewed the cells under a microscope the doctors started crying because it turned out to be a very rare form of pancreatic cancer that is curable with surgery. I had the surgery and I'm fine now.

This was the closest I've been to facing death, and I hope its the closest I get for a few more decades. Having lived through it, I can now say this to you with a bit more certainty than when death was a useful but purely intellectual concept:

No one wants to die. Even people who want to go to heaven don't want to die to get there. And yet death is the destination we all share. No one has ever escaped it. And that is as it should be, because Death is very likely the single best invention of Life. It is Life's change agent. It clears out the old to make way for the new. Right now the new is you, but someday not too long from now, you will gradually become the old and be cleared away. Sorry to be so dramatic, but it is quite true.

Your time is limited, so don't waste it living someone else's life. Don't be trapped by dogma — which is living with the results of other people's thinking. Don't let the noise of others' opinions drown out your own inner voice. And most important, have the courage to follow your heart and intuition. They somehow already know what you truly want to become. Everything else is secondary.

When I was young, there was an amazing publication called The Whole Earth Catalog, which was one of the bibles of my generation. It was created by a fellow named Stewart Brand not far from here in Menlo Park, and he brought it to life with his poetic touch. This was in the late 1960's, before personal computers and desktop publishing, so it was all made with typewriters, scissors, and polaroid cameras. It was sort of like Google in paperback form, 35 years before Google came along: it was idealistic, and overflowing with neat tools and great notions.

Stewart and his team put out several issues of The Whole Earth Catalog, and then when it had run its course, they put out a final issue. It was the mid-1970s, and I was your age. On the back cover of their final issue was a photograph of an early morning country road, the kind you might find yourself hitchhiking on if you were so adventurous. Beneath it were the words: "Stay Hungry. Stay Foolish." It was their farewell message as they signed off. Stay Hungry. Stay Foolish. And I have always wished that for myself. And now, as you graduate to begin anew, I wish that for you.

Stay Hungry. Stay Foolish.

Thank you all very much.

Monday, October 1, 2007

El Diario de Marcos. Día 24.


Ya llegué a Caracas. No s esi decirte que estoy contento de estar aqui, o decepcionado. La verdad tengo sentimientos encontrados. Los últimos días en Nueva York fueron normal. Excepto ante anoche. Te cuento, después que te escribí la última vez, fuimos a un bar en Union Sq, el que te conté: Emerald Pub. Propio de unos irlandeses y la gente que frecuenta es bastante local. Ahí me econtré con Aminta. Una estudiante de NYU que vive por la zona. De descendencia indú ella es la vaina más exótica que he conocido hasta ahora. Bebimos unas cuantas cervezas hasta que ya no habían inhibiciones entre ambos. Estuvimos hablando un rato pero ya el resto no se tiene que describir con palabras. El alcohol fluia por nuestras venas y las hormonas se alborotaron. Pensé hacia mis adentros, por fín me paran bolas aquí. La caminata hacia el apartamento fue interesante, cada dos cuadras nos parabamos en una esquina a besarnos. Tenía un cuerpesito bien definido, estaba divina como ella sóla, bueno, corrección, está divina. Llegamos al apartamento un poco alborotados, y al mismo tiempo cansados de dicha caminata pasional. Primero hicimos una parada inteligente en la farmacia a comprar protección de todos los sabores. Esto va ser intenso- pensé en el momento. Subimos y en el ascensor la chica me cayó encima. Se abrieron las puertas del ascensor al mismo tiempo que me abrió las puertas de su cuerpo. me abrazó con sus piernas morenas mientras caminaba hacia la puerta del apartamento. Nos adentramos en un vaivén de gemidos y movimientos en el sofá de la sala. Estuvimos horas en eso, la estaba pasando genial, increible, asombrosamente bien hasta que.. . PAMMM se abre la puerta del apartamento. Yo no lo podía creer. CHE no me hasgas esto, pensé. NO puede ser, ¿por qué a mí? ¿por qué ahora que la estoy pasando tan bien? Pues sí señores y señoras, en ese instante entró mi tía Lurdes de aproximadamente 63 años de edad. A la vieja no le dió un infarto porque el CHE es grande, o mejor dicho, muy muy malo conmigo. Vivir para contarla, como dijo el gabo márquez. Aminta se cayó al suelo del shock y se vistió casi inmediatamente. Se quedó abajo en el suelo escondida detrás del sofá, y yo me hice el dormido y me cubrí mis partes con un cojín. Creo que nunca en mi vida me he sentido tan humillado como en ese momento. Por qué, coño, por qué es que a mí me tienen que pasar estas vainas y a más nadie en mi familia? La vieja entró y fue directo a la cocina, aproveché para llevar corriendo a Aminta a la puerta, y cuando se cerró la puerta, el sonido inevitable me acusó ante los oidos de la tía que andaba sirviendose un vaso de agua. Yo, literalmente en pelotas, no sabía que hacer. Termine corriendo hacia el cuarto a ponerme una bata encima. Salí de nuevo y la saludé como si ahí no ha pasado nada. Y así hicimos. Ella me miraba con unos ojos intensos, que no sabía bien si estaban delatandome o qué carajo. Bueno, después de eso me quedé tranquilo el último día en la ciudad y me puse a recoger todo el reguero que tenía por el apartamento. Mi tía durmió casi todo el día, supongo que por el cansancio del viaje. El jueves en la noche me regresé. Llegué a mi casa a las 12 am, y fui directo a casa de Carla. Me pasó lo más extraño pues no había nadie en esa casa. Las luces apagadas, los carros inexistentes en el garage. Por lo que me pude asomar por la ventana, no habían ni muebles. Qué habrá pasado - me pregunté. Será que fueron amenazados por el gobierno y tuvieron que salir corriendo? Coño pero, ¿ ni un mail? ´naguará... En mi cuarto no había nada que me sirviera como un pretexto para olvidarla. Sólo recuerdos del amor intenso que sentíamos el uno por el otro. Maldita sea, todavía la recuerdo en cada instante en que no está. Sé que pronto nos veremos, porque empezamos clases. Por ahora tengo que ver como hago para localizarla. El crucero sale en tres días... Ayer y hoy me dediqué a despejarme la mente. Fui a Galipán solo a ver si lograba sentirme mejor y pensarla menos. Fue un intento fallido porque estaba rodeado de parejas que se abrazaban y besaban públicamente, cómo diciéndome "JA, jódete, tu estas solo y nosotros no". Y es verdad, yo estoy solo ahora, muy solo.

Bill Gates vs Steve Jobs

Quote - Unquote III


There comes a time when every life goes off course.
In this desperate moment you must choose your direction.
Will you fight to stay on the path while others tell you who you are?
Or will you label yourself?
Will you be honored by your choice?
Or will you embrace your new path?
Each morning you choose to move forward
or
to simply give up.

Lucas Scott
One Tree Hill

Labels

Acing the GRE (2) adicción (1) amigas especiales (1) amistad (1) amor (6) anitadas (7) aprendizajes (10) AWARDS (3) Bandas (1) BLOG DAY (1) Boston (1) BP nominee 2010 (10) Broadway Musicals (1) cabrones (1) canciones (1) canta conmigo (1) Carrie quotes (1) cartas de desamor (2) checklist (1) Cine (20) Cine nacional (1) Conciertos (1) Confessions (1) Contigo pero sin tí (1) cortázar (1) Crónica (14) cronicas viajeras (3) cruceros (1) Cuento (27) cultura (1) cumpleaños (1) curiosidades (5) cursiladas (2) desahogo (1) despecho (6) Diario de un drogadicto (36) Discursos (1) Disney (1) Distancia (1) druken (1) En Drogas (1) En español (1) Ensayo (4) ensayo corto (1) Enterteinment (1) Escrito (2) Escrito Corto (18) Existencialist mood (1) farándula (1) ficción (66) Fiction (4) Film (6) Fotografía (11) frases (1) Halloween (1) heartbroken (1) hidden messages (1) Hollywood (6) idiotas (1) imágenes (1) In English (12) In Memoriam (4) Información (2) initials (1) Invierno (1) John Mayer (1) Lecturas (libros) (7) lenguaje gíglico (1) Let's sing it (2) letras (4) letters (1) literatura (1) lyrics (4) melancolia (1) montejo (1) Movies (3) Music Profiles (7) Musica (5) Música (9) NaNoWriMo (1) natalia (3) No - Ficción (84) no ficción (5) Noticias Nacionales (1) NYC (1) Oldies (1) olvido (3) Opinión (1) People (1) perfil (3) photography (2) pictures (1) playlists (1) Poema (3) poemas (3) Premio (3) qué más puedo decir? (1) Quotes (7) random (1) realidad (1) RECONOCIMIENTO (2) Recuerdos (1) recuerdos cercanos (1) Reflexión (15) Reggae (1) Reportaje (2) Reviews (3) Road to the Oscars 2010 (17) SAY (1) Shows (2) Stanford (1) sueños absurdos (1) Teatro (1) teconología (1) TOP 6 fotografías de la semana (9) trastornos mentales (1) Turismo (1) TV (1) USA (1) Venezuela (2) versos inversos (1) Viajes (2)