Sunday, May 23, 2010

(Cuento) El jardín de los sueños perdidos

Hoy el día empezó gris.  Con el alma devaluada ante la humillación de esconderme de mí mismo, en un intento de huir de miedos y preocupaciones, me di cuenta que cuando se vive en la calle no hay ayer ni mañana. Parece mentira, pero cuando las circunstancias no te dejan dormir dos horas seguidas, vives en un trance que convierte el "hoy" en un día infinito, que nunca termina, como reforzando la imposibilidad de seguir adelante y avanzar. 

A mis 38 años, hoy puedo decir que no tengo absolutamente nada y que lo poco que he tenido lo perdí con las malas decisiones que he ido tomando a lo largo de mi vida. Sueños y ambiciones tropezaron con rebeldías y malas juntas y fue así como las ganas que tenía de estudiar y ser grandioso cambiaron por ganas de vender los que fuese para comprarme un carro último modelo. Cambié, sin darme cuenta, verdaderos amigos por acosadores y espías, a mi tía hermosa que me crió  con todo el cariño del mundo, por drogadictos, y a un hogar clase media por por un cartón en la calle.

Hoy me paseé por las calles de Harlem. Con hambre hurgué basureros en esquinas abandonadas, con la esperanza de encontrar algo medio decente para ingerir, pero no fue el resultado. Me resigné a extender mis manos mugrientas a extraños que me veían con cara de asco, mezclada con lástima y decepción. Estaba a punto de rendirme cuando finalmente, al pedir un dólar cincuenta céntimos a una señora muy elegante que salía de un consultorio médico, me dio un largo vistazo y me dijo al darme lo que pedí "¿De dónde vienes? ¿Dónde estabas antes de iniciar el proceso que te trajo aquí?" Moví mis labios para intentar responder, cuando la señora me frenó en seco: "No hijo, no es para que me lo digas.  Respóndete a ti mismo esa pregunta y has todo lo que puedas por regresar a ese lugar". Y la señora me dio una última mirada y siguió su camino hacia el taxi que la esperaba pocos metros atrás. Sus palabras empezaron a hacer ruido en mi cabeza, o quizá en mi alma, no lo sé. El dólar cincuenta destinado al slice de pizza se albergó con paciencia en mis bolsillos mientras mis pies iban en busca de aquel lugar.

Caminé y caminé, por horas, minutos, o días, tampoco sé. Sólo tengo la certeza de haber entrado a aquel terreno baldío donde hace veinte años había un edificio antiguo, adueñado de óxido y pintura escarapelada, que ahora era sustituido por un cartel que anunciaba la próxima construcción de un hospital pediátrico para la comunidad. Sin embargo, detrás de aquella estructura de óxido que ahora sólo albergaba mi imaginación, estaba el tobogán de mi infancia, intacto, como si no hubiesen pasado años, incluso décadas, no. Sólo días. Rojo y azul, me esperaba, recordándome de aquellos momentos de inocencia infantil en aquel jardín de mi infancia, cuando se respiraba un aire de esperanza mientras jugábamos a soñar ser prósperos y ayudar a nuestros padres a salir de aquel lugar. Aquello parecía una postal de mi vida. Entre lágrimas de nostalgia y sonrisas esperanzadoras, recordé lo que es soñar otra vez.

Mi mente y mi alma dejaron de sentirse abandonadas y, sentado en aquel tobogán, me sentí de nuevo ese niño que un día fui y esa sensación me dio la certeza de que podría volver a tener o a soñar con un futuro, que no todo estaba perdido.  Pensé de nuevo en las palabras de aquella señora elegante. Si tan sólo supiera que me cambiaron la vida.

3 comments:

Valen said...

No era que se acaba la ficcion!
Me estas desilusionando, ana!
jajaja.

Ana Cristina Sosa Morasso said...

Valen! Nada que ver creo que no entendiste bien el post. dije más bien, y aquí citando textualmente

"De ahora en adelante me dedicaré a escribir más cuentos (...)" éste es un cuento, es decir 100% ficción, jejeeje.

un besito, espero que te haya gustado asi sea un poquito.

Ani

Valen said...

No, ya lo se, estaba jodiendo.
Era un chiste no más.
Si me re gusto la historia si!
Besos chei!

Labels

Acing the GRE (2) adicción (1) amigas especiales (1) amistad (1) amor (6) anitadas (7) aprendizajes (10) AWARDS (3) Bandas (1) BLOG DAY (1) Boston (1) BP nominee 2010 (10) Broadway Musicals (1) cabrones (1) canciones (1) canta conmigo (1) Carrie quotes (1) cartas de desamor (2) checklist (1) Cine (20) Cine nacional (1) Conciertos (1) Confessions (1) Contigo pero sin tí (1) cortázar (1) Crónica (14) cronicas viajeras (3) cruceros (1) Cuento (27) cultura (1) cumpleaños (1) curiosidades (5) cursiladas (2) desahogo (1) despecho (6) Diario de un drogadicto (36) Discursos (1) Disney (1) Distancia (1) druken (1) En Drogas (1) En español (1) Ensayo (4) ensayo corto (1) Enterteinment (1) Escrito (2) Escrito Corto (18) Existencialist mood (1) farándula (1) ficción (66) Fiction (4) Film (6) Fotografía (11) frases (1) Halloween (1) heartbroken (1) hidden messages (1) Hollywood (6) idiotas (1) imágenes (1) In English (12) In Memoriam (4) Información (2) initials (1) Invierno (1) John Mayer (1) Lecturas (libros) (7) lenguaje gíglico (1) Let's sing it (2) letras (4) letters (1) literatura (1) lyrics (4) melancolia (1) montejo (1) Movies (3) Music Profiles (7) Musica (5) Música (9) NaNoWriMo (1) natalia (3) No - Ficción (84) no ficción (5) Noticias Nacionales (1) NYC (1) Oldies (1) olvido (3) Opinión (1) People (1) perfil (3) photography (2) pictures (1) playlists (1) Poema (3) poemas (3) Premio (3) qué más puedo decir? (1) Quotes (7) random (1) realidad (1) RECONOCIMIENTO (2) Recuerdos (1) recuerdos cercanos (1) Reflexión (15) Reggae (1) Reportaje (2) Reviews (3) Road to the Oscars 2010 (17) SAY (1) Shows (2) Stanford (1) sueños absurdos (1) Teatro (1) teconología (1) TOP 6 fotografías de la semana (9) trastornos mentales (1) Turismo (1) TV (1) USA (1) Venezuela (2) versos inversos (1) Viajes (2)
 
Real Time Analytics